Comunidad de lxs invisibles, parte II

La mafia calabresa, de Siderno a Buenos Aires, segunda nota

 

La famiglia prima di tutto. La estructura familiar de la ‘ndrangheta se articula alrededor de la familia natural del capobastone (boss). Su apellido sirve para nombrar la ‘ndrina (familia). El otro elemento significante que se agrega al nombre de la ‘ndrina es el del lugar geográfico de pertenencia, sobre el cual aplica su poder. Entonces, diríamos i Piromalli di Gioia Tauro. El centro neurálgico de la ‘ndrina está compuesto por los hijos, los hermanos, los sobrinos, los tíos, los primos del capobastone. Esa familia natural o de sangre se amplía progresivamente para acumular más poder a través de relaciones de parentesco, sobre todo matrimonios cruzados entre ‘ndrine: las hijas, hermanas, primas, nietas de la ‘ndrina A son casadas con uomini d’onore de las ‘ndrine B, C, D, E… Esta estructura familiar clásica, por medio de las emigraciones, pasó a otros países. De hecho, con los movimientos geográficos masivos del sur de Italia hacia otras latitudes del mundo, debidos a hambrunas o persecuciones políticas, se implantaron y desarrollaron verdaderas colonias familiares (Anna Sergi, “La ‘ndrangheta migrante e il caso Australia”, Rivista calabrese di storia del ‘900, no. 1, 2013).

 

 

 

Los mismos apellidos

En la estructura de la ‘ndrangheta hay elementos que se quedaron inalterados pese a las transformaciones que la internacionalización y la globalización le impusieron a la estructura (y a sus negocios). Uno de esos elementos es la permanencia de los apellidos: “que son los mismos desde los tiempos de Macrì y Tripodo. En todo caso, a aquellos históricos se les agregaron otros porque hubo matrimonios, cruces familiares y el ascenso de hombres nuevos en zonas en las que los malandrines no estaban presentes […] en Calabria, en las regiones italianas del Centro y del Norte [de Italia], y en algunos países extranjeros” (Ciconte, Riti criminali, Rubbettino, Soveria Mannelli, 2015, p. 34). Si pensamos en el caso argentino y concretamente en ciertos movimientos o declaraciones del ex Presidente Macrì, estos postulados teóricos de Ciconte no dejan de ser sintomáticos. ¿Qué fue a hacer a Calabria el ex Presidente, junto con una representación familiar, su esposa y el intendente de Vicente López, su primo Jorge Macri? Según un artículo publicado en el diario italiano La Repubblica –entre San Giorgio Morgeto y Polistena, lugares de origen de la familia, “todos conocen la historia de Giorgio, Franco y Mauricio”– visitó la casa del abuelo, el alcalde y luego a la prima hermana de Franco, Renata Iemma. Al ser entrevistada, esta señora respondió que “quisieron conocer las raíces de su famiglia[1]. ¿Las raíces de esa estructura básica de parentesco que en la cultura mafiosa cuenta más que cualquier otra relación social? No se sabe si la palabra famiglia fue pronunciada en términos ‘ndranghetistas (en el sentido de clan) o en términos generales. En todo caso, esa declaración no deja de ser sugestiva, sobre todo porque el viaje se llevó a cabo en el contexto de la campaña electoral por la disputa presidencial de 2015. Este cuadro de situación hay que ponerlo en diálogo con otro contexto electoral: el de 2019. En agosto del año pasado Infobae publicó una nota que describía las tensiones en el seno de Cambiemos pocos días antes de las PASO. El texto señalaba las expectativas del ex Presidente, que en ese entonces suponía poder ganar las elecciones en el balotaje, y en un pasaje minúsculo el periodista dijo: “Macri se asume calabrés y ratifica en Balcarce 50 y en Olivos que va a pelear hasta el último segundo”[ 2]. Este dato debería ser leído a la luz de esa hipótesis de Ciconte: que en donde sea que opere “la ‘ndrangheta reproduce exactamente lo que ha dejado en Calabria”.

Taglio della coda. La ‘ndrangheta integra a sus hombres en base a códigos, afiliaciones rituales, atribuciones de dotes (cargos) y avances de “grados”. El primer momento de la afiliación es el ritual de ingreso. Forma parte de los códigos antiguos de la ‘ndrangheta y se llama battesimo o taglio della coda (bautismo o corte de cola). Tiene el sentido de transformar a un uomo qualunque en un hombre de honor y de respeto (uomo d’onore). Es el mecanismo para entrar a formar parte de una élite criminal que implica sentido de pertenencia a una organización con poder, dignidad, autoridad. Se lleva a cabo a “cerchio formato”, esto es, en círculo y no importa el lugar dónde se realiza. Puede ser en la cárcel o en libertad. Ese círculo tiene un sentido doble: protección y amenaza. Protección del mundo exterior. Amenaza de parte de los propios miembros si al bautizado en algún momento de su vida se le ocurriera traicionar, atravesar las fronteras materiales y simbólicas de ese círculo de poder. Atravesar el umbral de la omertà –la ley de silencio (de la ceguera y la sordera)–, romper ese pacto, para la organización equivale a la muerte.

Afiliarse a una estructura criminal ‘ndranghetista es un hecho que no se puede revertir. La enseñanza es evidente: ‘ndranghetista una vez, ‘ndranghetista siempre. El juez Giovanni Falcone, uno de los luchadores italianos más emblemáticos en contra de la mafia siciliana –por cierto, nada desconocido en la Argentina, país que él tampoco había ignorado en sus investigaciones antes de ser asesinado en la autopista Messina-Palermo– escribió unas líneas extremadamente perspicaces al respecto: “Entrar a formar parte de la mafia es equivalente a convertirse a una religión. No se termina nunca de ser curas. Ni mafiosos” (Cose di Cosa Nostra, en colaboración con Marcelle Padovani, Milano, Rizzoli, 1991, p. 97). El bautismo se lleva a cabo en una lengua casi oral (que es algún dialecto calabrés), aunque puede desarrollarse también en italiano. Resta por verse cómo se lleva cabo en la Argentina: el juez Ramos Padilla podría prestar especial atención a esta cuestión. En ese rito se usa una estampita religiosa parcialmente quemada, que puede ser la de San Miguel Arcángel. Con el bautismo un uomo qualunque se transforma en picciotto (chiquito), esto es: soldado, alguien que depende de un superior que puede emplearlo como asesino, apretador, testaferro o dealer. El bautismo puede tener otros nombres: rimpiazzo, rimpiazzare o fare qualcuno malandrino (reemplazo, reemplazar, transformar a alguien en malandrín). Se realiza frente a 5 ‘ndranghetistas y en general se lleva a cabo el último sábado del mes al atardecer, entre las 17 y las 18 horas. Cuando se pone en marcha se constituye un círculo que está integrado por el capo società, contabile, mastro di giornata, puntaiolo e capo giovane (jefe de la sociedad, contable, maestro de jornada, cajero y jefe joven). Se puede entrar a formar de una estructura ‘ndranghetista a cualquier edad, pero para los sujetos masculinos que ya forman parte de un contexto mafioso este rito suele acontecer a los 14 años. Hasta ese momento se es mezzo dentro e mezzo fuori (mitad adentro y mitad afuera) de la organización. También hay casos en que los hijos de ‘ndranghetistas destacados son bautizados recién nacidos. A este ritual de afiliación se llega sólo si se es conocido por alguien más que ya forma parte de la estructura y que tiene la función de introducir en la famiglia a un nuevo potencial integrante. Por cierto, no hay un solo código de afiliación sino varios. Estos son tendencialmente iguales –registran formas parecidas y giros similares– pero tienen variaciones en función de la familia de pertenencia. En general, suponen casi siempre tres votaciones sucesivas. Con cada frase (que se corresponde con una votación) se agregan nuevos sentidos y al final el novato es afiliado a la estructura. Por otra parte, los sujetos que no forman parte de la ‘ndrangheta se llaman contrasto o contrasti (contrastes). Aquellos que no forman parte de la organización pero que son dignos de alguna confianza son denominados contrasti onorati (contrastes honorables). Estos podrían entrar a formar parte de un clan en algún momento de su vida pasando por el bautismo.

 

 

Una cruz en el pulgar

Un colaborador italiano de la Justicia cuenta cómo se llevó a cabo su afiliación: “En el curso del rito de iniciación me practicaron un corte en forma de cruz en la parte superior del pulgar derecho, cerca de la uña (donde aún me queda una pequeña cicatriz del corte vertical; la incisión del eje transversal no es no muy profunda para evitar que la cicatriz fuera demasiado evidente en forma de cruz). […] de mi dedo derecho tenían que caer tres gotas de sangre dentro de un plato. […] Un ‘ndranghetista de grado superior agarró la estampita de San Miguel Arcángel, lo quemó parcialmente y dejó caer la ceniza sobre mi herida para que sanara. Luego quemó completamente la estampita y me dijo: cuando nosotros ya no estemos, seremos como este polvo. […] L’onorata società en el lenguaje usado por nosotros se identifica en el árbol de la ciencia que representa prácticamente la sociedad, su jerarquía, la mayor y la menor. El árbol de la ciencia se divide así: Fusto (tronco), Rifusto (grandes ramas que salen del tronco), Ramo (rama), Ramoscello (ramita), Fiore (flor). Los primeros tres elementos representan la mayor, mientras que los otros dos, la menor. Todo junto es la honorable sociedad” (Ciconte, pp. 49-50). La mayor es la sociedad mayor y la integran los ‘ndranghetistas mayores (en términos de poder y edad), la menor la pueblan los jóvenes. Más adelante desarrollaré su estructura.

El bautismo es para siempre y luego de haberlo recibido se entra a formar parte de la società. Luego de haber cruzado la frontera de ese ritual es imposible volver atrás. Es posible pedir permiso, separarse de la sociedad –esa figura se conoce como el distacco (separación)– pero es imposible volver a un estado anterior a la juramentación. Una forma definitiva de salir de la estructura ‘ndranghetista es volverse colaborador de la Justicia. Ese hecho quiebra el vínculo con la famiglia, la estructura, la cultura ‘ndranghetistas. Sobre este aspecto Marco Bellocchio rodó Il traditore (2019), una película que no tiene desperdicio; por cierto, más vinculada a la Cosa nostra que con la ‘ndrangheta. Las reglas de la organización contemplan también la posibilidad de expoliar/desnudar (spogliare) a un afiliado. Esto acontece cuando alguien porta infamità (carece de honra y estima). Ese acto se lleva a cabo frente a una comisión y uno de sus integrantes debe demostrar porqué el que porta infamità ha deshonrado a la società. En función de las pruebas la comisión puede decidir llevar a cabo la spoliazione del acusado o del acusador (si no es convincente en su denuncia).

Estructura. En general, la palabra dote indica la posición que el ‘ndranghetista ocupa en la jerarquía de la organización. Una vez que se adquiere una dote no se puede perder ni puede ser declinada por otro afiliado. Una cosa bien distinta es la carica (cargo), que puede pasar de un afiliado a otro (spostare o far girare), ser retirada (togliere), ser disminuida (diminuire). Una carica es una suerte de nivel institucional que implica poder y prestigio. Le cariche tienen un carácter limitado en el tiempo. “La carica es la función que el afiliado desarrolla dentro de una estructura de ‘ndrangheta; la atribución de los cargos está relacionada con tener un grado o una dote específica. […] Por ejemplo, cuando en la iglesia de la Madonna de Polsi se reúne la Provincia para ‘llevar las novedades’, solo los santistas o aquellos que tienen un grado superior pueden participar” (Ciconte, p. 65). En cuanto a la Provincia –también conocida como Crimine (crimen)–: se trata de un órgano colegiado que se ocupa de dirimir los contrastes y prevenir los conflictos entre las ‘ndrine. Se junta una vez por año en la fiesta de la Madonna di Polsi que se realiza entre el 31 de agosto y el 2 de setiembre. El juez de Reggio Calabria, Giuseppe Minutoli, en la sentencia del 8 de marzo de 2012, relativa a la operación Crimime, sostenía que el punto más alto de la ‘ndrangheta lo ocupa precisamente este órgano.

En la estructura la primera dote que es otorgada a un ‘ndranghetista es fiore o picciotto d’onore. Le sigue el cammorrista di sangue. Se concede cuando el ‘ndranghetista ha dado prueba de poder llevar a cabo un “delito de sangre”: un homicidio. Luego está el sgarrista (asesino). Estas dotes integran la sociedad menor. Luego está la sociedad mayor (conocida también como Santa), integrada por las siguientes dotes: santista, vangelista, quartino, trequartino, padrino, quintino. Santista es el primer grado de la sociedad mayor. Éste obtiene la santa, o sea una dote alta. Luego del santista viene el vangelista, una dote aún más elevada, cuyo nombre proviene de “evangelio” porque quien la recibe pone una mano sobre un ejemplar de los evangelios durante el rito de juramentación. Por otra parte, el vangelo/vangelista tiene la función de custodiar los saberes secretos de la onorata società y todo lo que tiene que ver con los rituales de afiliación de la ‘ndrangheta. Esta información está registrada en la sentencia Maglio 3, del 9 de noviembre de 2012, redactada por el juez de instrucción (GIP) del Tribunal de Génova (Tribunale di Genova, no. 2268/10, R.G.N.R., no. 4432/12, R.G. GIP).

Hay dotes aún más altas, que marcan la integración a la élite de la organización y que se reservan para magistrados, abogados, médicos (Arcangelo Badolati, Santisti e ‘ndrine. Narcos, massoni deviati e killer a contratto, Cosenza, Pellegrini Editore, 2018). Éstas son: stella (estrella), crociata (cruzada), mammasantissima y Conde Agadino, que es la última dote de la sociedad, cuyo ritual correspondiente recita: “Entonces póngase en viaje y venga conmigo. Atravesaremos una gran llanura en donde encontraremos un viejo castillo. Dentro nos espera el Conde Agadino. De este momento en adelante usted forma parte del número 13. Y lo finalizo [bautizo] con 13 besos en la frente. En nombre de Bartolomeo Battezzaro y San Sabino está formado el Conde Agadino” (Ciconte, p. 111).

Pues bien, la onorata società resulta de la conjunción de la sociedad menor y de la mayor. Todas las dotes que integran la sociedad tienen un correlato en la religión católica. Por ejemplo, la Provincia o Crimine se junta una vez por año en una iglesia, de la Madonna de Polsi y a cada dote ‘ndranghetista le corresponde un/a santo/a: al picciotto, Santa Liberada; al camorrista, Santa Nunzia; al sgarrista, Santa Elisabeta. Los patrones del santista y del vangelista son San Pedro y San Pablo, y su bautismo se lleva a cabo frente a una estampita de San Miguel Arcángel. Iglesia, rituales y signos de la cruz son sintomáticos también en la Argentina.

 

Aquí la estructura de la onorata società

Sociedad menor
Sociedad mayor
Sgarrista
Camorrista di sangue
Picciotto d’onore
Conte Agadino
Mamma santissima
Crociata
Quintino
Padrino
Trequartino
Quartino
Vangelista o Vangelo
Santista

 

 

 

 

 

En la próxima entrega: el local, o los lugares donde funciona la ‘ndrangheta, el narcotráfico, FIFA/CEPLA y las maneras de persignarse de Macrì en el Tedeum. O una interpretación de la semiosis ‘ndranghetista.

 

 

 

 

* Universidad Nacional de General Sarmiento/CONICET

 

[1] Paolo Gallori, “Argentina: Mauricio Macri, la saga familiare tra un accento perduto e una ‘y’”, https://www.repubblica.it/esteri/2015/11/24/news/argentina_mauricio_macri_saga_familiare-127983658/ (24/11/2015).
[2] Román Lejtman, “Las razones de la catarsis de Mauricio Macri en Ferro: tensión por los resultados de las PASO y el futuro político de Cambiemos”, https://www.infobae.com/politica/2019/08/06/las-razones-de-la-catarsis-de-mauricio-macri-en-ferro-tension-por-los-resultados-de-las-paso-y-el-futuro-politico-de-cambiemos/ (6/8/2019).

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí