¿De qué nos reímos los judíos?

Jorge Schussheim ríe para no llorar

Los judios no somos una raza ni un pueblo.

Tampoco somos simplemente una religión, ni solamente una tradición, ni nada más que una cultura.

Somos todo eso y más; somos una weltanschauung, una cosmovisión, una manera de ver e interpretar al mundo: la manera judía.

Y lo curioso del humor judío es que es una weltanschauung dentro de una weltanschauung. Una manera de ver el mundo dentro de la manera judía de ver al mundo.

El humor judío no es un hecho humorístico, sino una preciosa herramienta de supervivencia.

Los ingleses se rien de los irlandeses y de los escoceses.

Los franceses de los belgas.

Los argentinos y brasileros, de los gallegos y portugueses, respectivamente.

Los alemanes de los austríacos y estos de los suizos.

Los suizos no saben que es reírse.

Los norteamericanos se ríen de los polacos y los polacos todavía están buscando de quién reírse.

Cada pueblo elige a otro como objeto de sus chistes y burlas que, bajo determinadas circunstancias, tienen algo que ver con el humor, pero poco.

Cada pueblo tiene, entonces, un referente para su humor, constituido por algún otro pueblo con el que, generalmente, mantiene una relacion de sometedor o de sometido.

Cada pueblo, menos el pueblo judio.

¿Por que esta diferencia? (Otra vez una diferencia, dios mío.)

En mi manera de ver las cosas, porque los judíos no tenemos vínculos referenciales con otro pueblo determinado, sino con todos, que es lo mismo que no mantenerlos con ninguno.

Es por eso que nos elegimos como propios destinatarios de nuestro humor, siempre ácido, pero siempre tierno.

Somos el dardo y el blanco a la vez.

Es que un pueblo que, desde su comienzo ha elegido como camino y como destino que el mundo sea un poquito mas justo, está demasiado solo en este mundo tan injusto.

Y estar solo y no poder reírse ni siquiera de eso, es demasiado.

Hasta para un judío.

16 Comentarios
  1. Midori dice

    Genial Schussheim!
    Por suerte no dejo de sorprenderme de vetustos comentarios antisemitas. Horrible, pero parte de este mundo.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.