Discutir la derrota

Hay que encontrar certezas antes que negar la aritmética

 

En el acto del 17 de noviembre en Plaza de Mayo Alberto tuvo una nueva oportunidad de decirle a la militancia ahí reunida cuáles fueron las causas de la derrota y cuál es la línea política para construir una futura victoria. No lo hizo. Adjudicar a un instrumento de ingeniería electoral, como la existencia o no de listas en las PASO, la pérdida de cinco millones de votos con respecto a la elección de 2019 es un insulto a la inteligencia de los que fueron a escuchar alguna explicación sobre el camino adoptado en estos dos años y alguna certeza respecto al futuro. Es un sin sentido decir que la garantía para ganar en el 2023 es la unidad. El pasado domingo perdimos y fuimos unidos. Para triunfar en las próximas elecciones no hace falta más que cumplir con el mandato popular que llevó a millones de argentinos a votar al Frente de Todos en 2019.

El Presidente de la Nación en su discurso grabado del domingo a la noche sí fue claro en la línea política que no se animó a pronunciar el miércoles en Plaza de Mayo. El domingo expresó dos definiciones muy claras: 1. la convocatoria a un acuerdo de unidad nacional que incluye a los que metieron presa a Milagro, persiguieron a Cristina, a dirigentes populares y saquearon el país, aunque el miércoles excluyó a Macri y a Milei. 2. el envío al Congreso de un proyecto de Ley para acordar el pago al FMI con quienes acudieron a ese mismo fondo, tomaron deuda y la fugaron.

Nuestra ausencia el miércoles en Plaza de Mayo se explica porque consideramos que participar significaba fortalecer y avalar esa línea política. Sabemos que muchísimas organizaciones hermanas que lucharon contra el neocolonialismo macrista y levantan las banderas de libertad a los presos políticos se movilizaron con la esperanza de que esa Plaza fuera un acto fundante que le permitiera al movimiento nacional enfrentar a partir de ahora a los poderosos que tanto mal le hacen a nuestro pueblo. Ojalá tengan razón ellos y nosotros seamos los equivocados. Lo digo con absoluta sinceridad y esperanza.

En el caso de Jujuy la lectura de lo que sucedió en la jornada electoral es muy simple y es algo que venimos sosteniendo desde hace tiempo: el Frente de Todos hizo la unidad con el socio de Morales, Presidente del PJ y propietario del diario más importante de la provincia, Rubén Rivarola. Un sector importante de la sociedad, sobre todo tupaqueros, no se sintió representado y votó a la izquierda. Vilca durante toda la campaña denunció la falta de Estado de derecho en Jujuy, denunció la represión y sostuvo que Milagro era una presa política. Resultó finalmente que la líder de la Tupac Amaru al final no era piantavotos como dicen los cráneos armadores de listas de nuestra fuerza política y Vilca fue electo diputado nacional. Bien merecido.

En estos dos años el alejamiento de nuestro gobierno de las necesidades de nuestro pueblo y del mandato popular del 2019 es proporcional al abandono a Milagro y a nuestras compañeras y compañeros presos políticos. A su vez, el acercamiento a los poderosos que apoyaron y tuvieron grandes réditos con el macrismo es proporcional a los beneficios que recibió el carcelero de Milagro. Como no quiero ser un interpretador del voto popular, ya abundan, creo que es una tarea fundamental de la militancia discutir y explicar las causas de la derrota como también encontrar certezas que nos permitan construir una victoria. Ese camino es más sensato que negar las matemáticas.

Argentina es un país rico con un Estado pobre. Saqueado por una banda de delincuentes que se transformaron en empresarios en la dictadura, por los bancos y el sistema financiero y por corporaciones extranjeras extractivistas. En estos días, en estas horas, Alberto tiene que decidir qué quiere ser: si un virrey o el Presidente de los argentinos y argentinas como lo fue Nestor. Para esto último se necesita fe en el pueblo, convicciones y cumplir con el mandato popular que incluía como una bandera ética y moral del movimiento popular la libertad de los perseguidos políticos del macrismo.

 

 

 

(*) Alejandro «Coco» Garfagnini es el Coordinador Nacional de la Tupac Amaru.

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí