INFLACIÓN Y ACUERDO SOCIAL

El oficialismo ha insertado a ultimo momento un caballo de Troya en el aparato del Estado

 

El tiempo vuela mientras el país asiste silencioso al posicionamiento frenético de un Macri que no renuncia a mover los hilos del poder para imponer su proyecto de exclusión social. Sabe que el camino para obstaculizar la gestión del próximo gobierno también pasa por el control de la maquinaria estatal, un control ejercido desde sus mismas entrañas y a través del accionar de un personal jerárquico que responda a sus directivas cuando, desde el llano, lidere a la oposición. Para ello, luego de la derrota electoral del mes de octubre, el oficialismo arremetió con decretos y resoluciones de último momento destinadas a garantizar la estabilidad de funcionarios leales y de alto vuelo en los recovecos de la administración nacional.

El impulso inicial fue dado por el titular de la ANSES quien, a días de cesar en el cargo, dejó sin efecto una resolución del 2016 por la que limitaba las funciones de todo el personal jerárquico nombrado durante su gestión al periodo que durase esta última, y la sustituyo por la resolución 266/2019. Esta otorgó estabilidad en el cargo a los 70 directores nombrados desde 2016. Siguiendo la misma senda, el Ministro de Relaciones Exteriores se apresuró a nombrar por decreto a funcionarios leales en áreas claves de la política exterior. La épica restauradora fue completada esta semana por el propio Presidente al firmar el decreto 788/2019, que extiende a cinco años los cargos del personal jerárquico en el Estado, un universo que en principio engloba a más de 2.500 funcionarios. Su remoción implicaría el pago de indemnizaciones millonarias equivalentes a los sueldos que cobrarían en todo ese periodo. El decreto también otorgó aumentos salariales a los más altos cargos de la Administración Publica, a ser pagados por el próximo gobierno a partir del 1° de enero del 2020. Alberto Fernández ha dicho que revisará los últimos nombramientos. Sin embargo, y más allá de la malversación de tiempo y recursos que esto implica, será difícil impedir que los mismos no tengan algún impacto sobre el accionar inicial del próximo gobierno. Subrepticiamente, el oficialismo ha logrado insertar a ultimo momento un verdadero caballo de Troya dentro del aparato del Estado en momentos en que una nueva coalición política accederá al gobierno y enfrentará intensos conflictos tanto a nivel interno como a nivel internacional.

 

 

 

Estos movimientos del oficialismo se acompañan por otros no menos alarmantes, tendientes a concretar rápidamente negociados de Macri y sus amigos. Entre estos se destaca el intento de traspasar próximamente el puerto de Buenos Aires a la Capital Federal, frustrado momentáneamente gracias a la movilización de los gremios que, al denunciar la maniobra, obligaron a la Administración General de Puertos (AGP) a emitir la resolución 174/2019 que posterga hasta marzo del 2020 la apertura de ofertas inicialmente programada para el lunes 2 de diciembre. La movilización gremial logró en este caso exponer una operación harto sospechosa, vinculada con los negocios inmobiliarios del Presidente y sus amigos. Al mismo tiempo, mostró el camino a seguir en los próximos meses para desarticular operaciones originadas desde adentro de la administración del Estado.

Todo indica que el cambio de gobierno se dará en circunstancias económicas y políticas muy difíciles. Macri las define como “bases sólidas para el crecimiento futuro del país”. La enormidad de este relato estalla contra la realidad concreta: una economía devastada como si hubiera habido una guerra y acosada por la inminencia de vencimientos de deuda imposibles de saldar con los recursos del Estado; diecisiete meses de caídas consecutivas de la producción industrial; más de la mitad de la capacidad instalada de la industria en estado ocioso; dos años de caída del consumo; un achicamiento de la economía a los niveles de 2009 y cerca de 38% de la población viviendo en la pobreza y la indigencia. En este panorama desolador reina una inflación desmadrada que no ha podido ser contenida ni con el ajuste ni con las políticas monetaria y cambiaria aplicadas por Macri y el FMI. A partir del 10 de diciembre, el nuevo gobierno deberá batallar contra este flagelo. Este será un enfrentamiento decisivo: orientara el rumbo que seguirá el país en los próximos meses. De esta batalla dependerá el grado de conflictividad interna, la legitimidad del gobierno frente a los que lo votaron y su capacidad para sacar al país del laberinto en que Macri y el FMI lo han sumergido.

 

 

 

 

Inflación y relaciones de fuerza

La importancia de la inflación en la Argentina trasciende su índole endémica y su impacto negativo sobre el bolsillo de los argentinos. Desde mediados del siglo pasado, ha jugado un rol decisivo en la vida política argentina. Luego de la caída del terrorismo de Estado, la inflación ha sustituido a los golpes militares como mecanismo de desestabilización política de gobiernos elegidos democráticamente. Es, pues, un fenómeno que expresa algo más que una “puja distributiva” entre sectores que pugnan por apropiarse de una mayor cuota del excedente, los ingresos, las rentas y la riqueza acumulada en el país. En la Argentina, esta pugna ha trascendido lo estrictamente económico para socavar gobiernos y a la propia democracia. Esta doble lógica de la inflación caracteriza al momento actual.

En tanto resultado de una relación de fuerzas, la inflación involucra conflictos entre distintos sectores sociales con intereses económicos diferentes, contradictorios y hasta antagónicos. No es, por lo tanto, el simple resultado de la capacidad para trasladar los aumentos de costos a los precios, de imponer o resistir transferencias de ingresos entre sectores vía precios y salarios. Definir a la inflación como puja distributiva implica oscurecer un hecho crucial: los trabajadores y los empresarios no tienen la misma fuerza relativa para imponer sus demandas. Tampoco tienen la misma fuerza relativa los distintos sectores empresarios que pugnan entre sí por apropiarse de una mayor cuota de los ingresos. La fuerza que determina el resultado de la puja distributiva depende, en ultima instancia, del grado de control sobre los mercados y por lo tanto sobre la posibilidad de formar precios. Así, las empresas que controlan de un modo monopólico u oligopólico mercados de bienes e insumos de importancia estratégica para el conjunto de la economía pueden fijar precios y condiciones de pago en forma anticipada e independiente de la alteración real de su estructura de costos, gravitando de un modo decisivo sobre el conjunto de la economía.

En la Argentina de las ultimas décadas la formación de precios se ha regido por la lógica de acumulación de un complejo empresario altamente concentrado, local y transnacional, que domina mercados de importancia vital para el conjunto de la sociedad. Este sector empresario realiza ganancias extraordinarias, muchas veces con muy poca inversión real, y aplica para ello la capacidad que tiene de influir en el flujo de bienes y servicios. El desabastecimiento en puntos neurálgicos de las cadenas de valor, y eventualmente de la economía, ha sido una de las armas mas efectivas para imponer los intereses de una minoría sobre el conjunto de la sociedad.

 

 

 

 

 

Inflación y grandes empresas 

La inflación argentina tiene así una raíz estructural, que viene de lejos. La capacidad de formar precios ha permitido a un grupo reducido de grandes empresarios tener la sartén por el mango y hacer rápidamente ganancias extraordinarias y con la menor inversión posible. Esto sigue ocurriendo, tanto en el área de la producción industrial y agropecuaria como en las finanzas y la comercialización interna y externa.

El poder de estos sectores empresarios altamente concentrados es mucho mayor que la capacidad que otros sectores sociales y empresarios tienen de resistir transferencias de ingresos que los desfavorecen. Hoy esta situación es todavía más flagrante gracias a la proliferación de la pobreza, el desempleo estructural y una recesión sin piso que devora a las pymes y destruye al conjunto de la economía argentina. Hoy los asalariados en los distintos sectores de la economía tienen poca o ninguna capacidad de negociación salarial, situación que se agrava en muchos casos por la escasa legitimidad de la dirigencia de algunos grandes sindicatos que los representan.

Frente a ellos, en cambio, los sectores patronales más poderosos consolidan rápidamente su organización en vísperas del cambio de gobierno. Las entidades empresarias del campo rechazan cualquier intento de aumento de las retenciones a las exportaciones de sus productos y venden anticipadamente su producción para evadir aumentos de las retenciones por parte del futuro gobierno. Con el mismo objetivo, los exportadores agropecuarios también venden anticipadamente una cosecha que todavía no ha sido levantada. El resultado final será una menor entrada de divisas durante la gestión del próximo gobierno, y amenazas flotando en el aire de un posible paro agropecuario con eventual desabastecimiento e impacto sobre la producción agroindustrial.

Otros sectores empresarios, hasta hace muy poco integrantes de la cadena de WhatsApp del Presidente (y en algunos casos, fiscales de mesa de Cambiemos en la elección de octubre) buscan hoy atrincherarse en la Asociación de Empresarios Argentinos (AEA), cuya dirección esta en manos de poderosos grupos de capital local con intereses globales (Techint, Arcor, Clarín, Laboratorios Bagó, Cartellone, Supermercados Coto y La Anónima). Esta semana seis grandes empresas de los sectores energético, alimenticio, automotor y tecnológico se han integrado a la AEA, reforzando el poder de esta entidad que dice agrupar a las empresas mas importantes del país, generando empleo para 240.000 personas, facturando por 53.000 millones de dólares y exportando 9.000 millones de dólares. Esta entidad defiende “la libertad de contratación y de fijación de precios” y se opone a cualquier intento de control de precios (clarín.com 27 11 2019, pagina12 28 11 2019). La misma resistencia es expresada por los grandes supermercados que ya han manifestado su oposición a la ley de Góndolas con la que el próximo gobierno intentará garantizar la competencia y el acceso de los productos de pequeñas y medianas empresas y de la economía popular a los comercios y supermercados (ámbito.com 25 11 2019).

 

El Acuerdo Social

Luego del triunfo electoral, Alberto Fernández convoco a todos los sectores empresarios a conformar junto con los sindicatos y organizaciones de la sociedad civil un Consejo Económico y Social para discutir políticas futuras en materia de precios y salarios y elaborar un consenso que permita controlar la inflación. Recientemente su futuro ministro de Trabajo, Claudio Moroni, y dirigentes de la CGT, han hecho saber que se evalúa la posibilidad de un aumento del 20% de los salarios más bajos ni bien asuma el próximo gobierno, con el objetivo de reactivar la economía “poniendo dinero en el bolsillo de la gente”. Esta posibilidad ha sido rechazada por todas las entidades empresarias, incluyendo a la UIA, la CGE y la Cámara argentina de la Construcción (ámbito 24 11 2019).

 

 

 

El jueves de esta semana Alberto Fernández asistió a una conferencia en la UIA y ante numerosos empresarios, muchos de ellos incluidos en la AEA, amplió sus definiciones y su compromiso con la producción industrial y la generación de empleo. Adelantó créditos para la industria y medidas diferenciales para el interior del país y sostuvo que “el debate no es por cuánto tiempo congelamos precios y salarios, es qué hacemos para que la Argentina se ponga de pie… Todos tienen que entender que algo tienen que resignar» (ámbito 28 11 2019).

Así, en vísperas de asumir el gobierno ha entablado un diálogo directo con los sectores más poderosos del empresariado para hacerles entender que es necesario ceder algo, conciliar intereses para que el país pueda crecer, generar trabajo y poner fin al caos actual. Esta propuesta, sin embargo, choca con una remarcación de precios que se acelera con el correr de los días. Se estima que la inflación de noviembre superará el 4 % y se anuncian nuevas subas de precios de las tarifas y los combustibles para “compensar” el congelamiento impuesto por el gobierno luego de las PASO y la variación en el tipo de cambio ocurrida desde ese entonces. Paralelamente arrecia la presión de las petroleras y las corporaciones energéticas para impedir la modificación de contratos y mantener la dolarización de sus precios. La polvareda que levantan estos conflictos de incidencia inmediata sobre el bolsillo de la población contribuye a invisibilizar una nueva realidad: Vaca Muerta, el dínamo capaz de producir en poco tiempo mas dólares que el mítico campo argentino, empieza a perder iridiscencia.

 

 

 

Crisis financiera, estancamiento global y exportaciones

La nacionalización en los dos últimos meses de varios bancos chinos de tamaño mediano y las recientes corridas bancarias en otros tres bancos chinos han encendido las alarmas en relación a la fragilidad del sistema financiero internacional en su conjunto. El sistema financiero chino es de enorme envergadura. Sus cuatro bancos más grandes son estatales y superan en tamaño a los bancos norteamericanos. Coexisten con más de 4.000 entidades financieras pequeñas y medianas. Este es el universo que ha sido afectado por las turbulencias financieras recientes. Esta semana el Banco Central Chino concluyó en un informe que más del 13% de las 4.379 entidades que componen el sistema financiero chino está en estado de alto riesgo (bloomberg.com 25 11 2019). Un total de 586 bancos y entidades financieras, la mayoría de las cuales son pequeñas y se encuentran en zonas rurales, corren el riesgo de desaparecer. Adicionalmente, muchas entidades financieras medianas y pequeñas se ven amenazadas por el estancamiento de la producción china (zerohedge.com 26 11 2019).

Otro informe del Banco Central chino alerta sobre la desaceleración del crecimiento económico y las limitaciones de la política monetaria para reavivarlo, limitaciones que como hemos visto en otras notas, también enfrentan la Reserva Federal norteamericana y los bancos centrales de los países mas desarrollados. Todo esto significa, entre otras cosas, que la economía china ya no podrá ser la dínamo capaz de impulsar el crecimiento global como lo hizo desde la crisis de 2008 y que las turbulencias de su sistema financiero pueden detonar un cortocircuito de magnitud inédita en el sistema financiero global (zerohedge.com 25 11 2019). Los problemas en la producción y las finanzas chinas preceden a la guerra comercial entre este país y los Estados Unidos, pero esta última los ha acentuado. Esta guerra comercial, conjuntamente con el estancamiento del comercio y la producción global y con la fragilidad del sistema financiero internacional, obligan a repensar la forma en que la coyuntura internacional condiciona actualmente a nuestra capacidad de exportar y el rol que en el corto plazo podrán tener estas exportaciones en tanto impulso prioritario del crecimiento económico del país.

Por otra parte, en medio de un juicio político para destituirlo, Trump busca posicionarse para las próximas elecciones norteamericanas presionando a la Reserva Federal para que baje las tasas de interés e inunde de liquidez los mercados, fenómeno que impacta inmediatamente en un crecimiento especulativo del valor de las acciones y produce lo que Trump necesita políticamente: el espejismo de un repunte de la economía norteamericana. En este contexto, el crecimiento de la deuda corporativa, y especialmente de la deuda de las empresas vinculadas a la producción de petróleo y gas no convencional, constituye un eslabón cada vez mas débil del sistema financiero norteamericano con un futuro incierto ante la creciente falta de acceso al crédito (zerohedge.com 25 11 2019). El estancamiento del comercio y la producción global deprime los precios del petróleo y del gas y afecta especialmente a la industria del fracking, altamente endeudada, incapaz desde sus orígenes de generar una rentabilidad y afectada por rendimientos rápidamente decrecientes (wsj.com 2 1 2019, zerohedge.com 9 6 2019;7 10 2019). Estas circunstancias, sumadas al deterioro ambiental de este tipo de producción, obligan a repensar el tipo de esfuerzo que el próximo gobierno deberá hacer para alentar con subsidios de todo tipo a la producción en Vaca Muerta, hoy en el centro de la disputa de los grupos empresarios locales con mayor poder económico y político.

 

 

 

* Todas las ilustraciones pertenecen al extraordinario artista sudafricano William Kentdrige

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

6 Comentarios
  1. Luis Juan dice

    Estimada Mónica:
    Impecable análisis.
    Una digresión, si me permite:
    Esos “decretos y resoluciones de último momento destinadas a garantizar la estabilidad de funcionarios leales y de alto vuelo en los recovecos de la administración nacional” deben ser absolutamente revisadas y, teniendo en cuenta que en dichas designaciones ni por casualidad podrían estar funcionarios probos y ajenos a la ideología de quien los promueve, me parece que la resolución del nudo gordiano, sólo merece la resolución que tomó Alejandro Magno.
    Si tenemos en consideración que la grasa militante del pro -más allá del contrapeso implícito que significaría para el nuevo gobierno, sin discusiones-, tiene un costo económico importante (los del pro resultan militantes de alto vuelo salarial); el ahorro fiscal tan declamado por la elite gobernante, resultaría muy superior al que -aplicando la misma lógica- ellos hicieron con miles de trabajadores -que según su criterio de infalibilidad- resultaban grasa militante del gobierno anterior, pero su costo para el Estado resultaba infinitamente inferior.
    El gobierno saliente, el FMI, los intereses imperiales, los grandes empresarios, los medios de comunicación hegemónicos y los economistas mediáticos del establishment, abogaron siempre por la reducción del gasto público. Alberto podría darles el gusto en esta oportunidad, para salvaguardar la salud institucional y la gestión que de por sí no será sencilla y, donde los nombrados fueron copartícipes de un gobierno que dejó al país en las actuales condiciones de devastación. Un verdadero campo minado.
    “Los campos minados con minas mortales en Corea del Norte, Pakistán, Vietnam, Iraq y muchos otros países en el mundo son los responsables de miles de muertes cada año. Incluso, las minas que tiene décadas de instalación son tan peligrosas como cuando se colocaron por primera vez; son capaces de explotar a causa de la más mínima presión.”, refiere una noticia.
    En tal sentido, las fuerzas utilizadas por el gobierno saliente (gendarmería) para funcionar como gendarmes defensores de un modelo de saqueo y represión, que dio muestras suficientes de las atrocidades de la que fueron capaces (financiados por recursos del estado, a los que también contribuyeron las víctimas); debe también ser revisado y, cuanto menos sus cúpulas tendrán que soportar la solución de Alejandro Magno respecto del nudo gordiano. El sable regalado por la fuerza a la inefable Bullrich, me resulta -en tal contexto- como un pacto mafioso de compromiso futuro.
    Igualmente, deberá suceder con los militares que Horacio refirió en su nota “El golpe bueno”.
    No se puede desconocer que todas las fuerzas del país, incluida la policía, responden a patrones de gestión y conducción imperiales desde larga data. Estos temas no pueden ser soslayados si se quiere gobernar sin sobresaltos de asonadas en un contexto regional proclive.
    Después de todo lo que hemos visto y de lo que fueron capaces durante estos cuatro años, yo no pecaría de ingenuo con esta gente. Es mas, espero se les haya ocurrido a los integrantes de los equipos del gobierno entrante, que durante las charlas de transición hayan obtenido vía pendrives, toda la documentación sensible necesaria. Recordar que son piromaníacos, manipuladores de sistemas informáticos y pueden dejar sin luz al país y demás delicias que ya probaron. Para todo tuvieron el aval de la Embajada y el Comando Sur.
    “…en este mundo las formas son el fondo…” (Marco Enríquez Ominami-eldestapeweb.com)
    Horacio, refiriéndose a un libro de Irina Hauser, dijo en el destape radio, que la doctrina Irúrzun debería llamarse la doctrina Lorenzetti.
    Es interesante Mónica el enfoque realizado sobre la inflación. No es común que se vea el problema desde ese ángulo, que a mi juicio es correctísimo (y aún se podrían agregar más recursos implícitos en el proceso que en alguna oportunidad comenté). La inflación es la transferencia de recursos de los más a los menos y sustituto de los golpes de Estado para tal fin, sin soslayar que garantiza la tasa de ganancia en dólares de los poderes fácticos, a cuyo fin se ajusta la economía en su conjunto y también responde a intereses geoestratégicos imperiales. El tema de los monopolios y oligopolios, nacionales y/o transnacionales es central en la cuestión, como usted refiere.
    “…Pero mientras se distrae así a la gente, millones de personas, digo bien, personas, puestas entre paréntesis, tienen derecho por un tiempo indeterminado, acaso sin otro límite
    que la muerte, a la miseria o su amenaza próxima, con frecuencia a la pérdida del techo, de la consideración social e incluso de la autoestima. Sólo pueden aspirar a la angustia
    de la inestabilidad o el naufragio de la propia identidad. Al más vergonzoso de los sentimientos: la vergüenza. Porque cada uno aún se cree (se le alienta a creerse) el amo frustrado de su destino, cuando en realidad es una cifra introducida por el azar en una estadística.” (Viviane Forrester-El horror económico)
    Un sitio que han desaparecido de internet (elrobotpescador.com) hacia referencia en mayo/2016 a través de un artículo titulado: “Analistas financieros y grandes inversores advierten sobre el peligro económico que se aproxima”. En el se podían observar las opiniones de los personajes que, por cierto, eran muy preocupantes. El sitio concluía dicho artículo refiriendo: “Lo que está claro es que si acaba sucediendo algo, los que acabaremos pagando las consecuencias si se produce algún tipo de descalabro, seremos la gente de la calle. Ya lo vimos en la última crisis: fue la población la que pagó las deudas derivadas de las malas prácticas de empresas, bancos o gobiernos… Aunque por lo visto, a la mayoría de la gente le debe encantar pagar dichas deudas mientras otros se enriquecen: ¿alguien ha visto que la población reaccionara de forma proporcional al tamaño y magnitud de los abusos sufridos?”. Uno podría pensar hoy que, algunos intentos en ese sentido se vislumbran.
    El sitio aludido, en 12/2014 bajo el título “Según un analista financiero nos acercamos a un gran evento” refería lo siguiente:
    “…Como señala el analista financiero Greg Mannarino en su entrevista con “Greg Hunter’s USA Watchdog”, los Estados Unidos está tratando desesperadamente de apuntalar la economía con propaganda y maquinaciones.
    Si Mannarino tiene razón en sus apreciaciones, entonces bien podríamos estar acercándonos a una calamidad sin precedentes.
    Esta es una transcripción de sus palabras en esta entrevista…
    Para mí está claro: lo que los bancos centrales están haciendo significa que están absolutamente desesperados.
    Y eso significa también, que estamos muy, muy cerca de que se produzca un “gran evento”.
    Creo que los bancos centrales van a hacer cosas que ni siquiera podemos concebir todavía.
    Van a provocar sorpresas que impactarán a la gente y una de ellas, por ejemplo, es lo que Obama acaba de hacer con respecto a la reforma migratoria. Con este mecanismo solo pretende apuntalar como puede al dólar. Esa es la explicación real del asunto.
    La gente tiene que comprenderlo. . .todo gira alrededor de un modelo económico basado en la deuda.
    Para que este mecanismo funcione, se requieren más y más razones para pedirle prestado dinero al sistema.
    La premisa principal es que no puede parar.
    Todo este mecanismo de préstamo de dinero en efectivo es tan vil y tan penetrante que cuando se reduzca, cuando la burbuja de la deuda estalle, se perderán muchas vidas.
    Esta deuda hiper inflada ha permitido crear un universo alternativo que se ha llevado a toda la especie humana por delante.
    Creará un entorno en el que los recursos, tarde o temprano, van a escasear, y eso va a acabar con gran parte de la especie humana; algo que sucederá cuando estalle la burbuja de la deuda.
    Es por esta razón que vemos tanta desesperación y tanta distorsión y manipulación económica, desde la manipulación del precio de los metales hasta la manipulación de las divisas.
    Los bancos centrales van a hacer todo lo posible por mantener esto en pie.
    De eso trata en realidad esta incesante expansión de las guerras por todas partes.
    Las cosas van a ponerse mucho peor.
    Por su parte, el analista y escritor Daniel Stetler también tiene una forma bien gráfica de describir la actual situación de la economía mundial:
    Una forma gráfica de verlo es pensar en un enorme rascacielos de deuda, construido sobre unos cimientos inestables en los que los bancos centrales bombean hormigón continuamente a modo de emergencia, para evitar que el edificio se derrumbe y, al mismo tiempo que esto sucede, los constructores van agregando plantas adicionales en la parte superior del rascacielos.
    Todos vivimos en un mundo “Ponzi” ahora.
    Vivimos con la esperanza de ser rescatados por la siguiente persona. Vivimos con la esperanza de que el que venga después pague nuestras deudas.
    El problema es que la demografía nos dice que hay menos personas entrando en el esquema que personas abandonándolo. Eso significa, por definición, que llegamos al final de este esquema.
    Se acabó, se acerca el momento en que la torre se derrumbará.
    Al igual que con todos los accidentes es más fácil explicarlo después de que suceda, que predecir cuando va a suceder.
    Pero es obvio que el final está cerca.
    En otro sitio (bibliotecapleyades.net), con fecha 1/2017 se rescata otra nota del sitio desaparecido titulada: “La incómoda verdad sobre Goldman Sachs, Trump y los Brics que no quiere que veamos”, y podemos leer:
    “…Cuando se ve que Goldman Sachs está por encima de la presunta lucha titánica entre los “malvados” defensores de la “globalización unipolar” y los benefactores mundiales de la maravillosa “globalización multipolar”, se acaba de una vez por todas la tontería de creer que unos son los buenos que se oponen a las élites financieras malvadas y los otros son sus malignos esbirros.”
    “…Todo lo que vemos, incluídos los increíbles trasvases de poder e influencia de los últimos meses, o el “ascenso por sorpresa” de presuntos líderes alternativos como Trump, son su proyecto materializándose.
    Y la consecución de dicho proyecto, incluye una amplia campaña global de desinformación, destinada a convencer a las masas de que están viviendo algo parecido a una revolución contra los designios del “establishment”.
    El objetivo es hacer creer a las masas que el derrumbe del viejo sistema global y el levantamiento del Nuevo Orden Mundial, es un triunfo popular e incluso una revolución.
    Nos venderán las nuevas cadenas como si fueran conquistas populares y a los nuevos tiranos, como si fueran libertadores.
    Y el problema es que hay gran cantidad de gente predispuesta a creerse sus mentiras, porque prefieren aferrarse a la ilusión de una “falsa victoria sobre los malos”, que a la cruda realidad de que la lucha por nuestra libertad está lejos de terminar y será larga, cruenta y dolorosa.”
    Cosas veredes.

  2. Guido Dione dice

    Respuesta de Guido Dione. [email protected] (publicar):
    1- Sobre la propuesta de organizar una ‘cadena de supermercados estatal’, para fijar precios testigos o indicativos: a poco de andar esta hiperempresa nacional se convertirá en un antro de robos, desfalcos y fraudes al por mayor, viciado y vaciado por la acción de funcionarios corruptos y sindicalistas cegetistas inescrupulosos, como los qe ya saqearon y convirtieron en ruinas todas las viejas empresas del estado: Ferrocarriles Argentinos, Obras Sanitarias, Correos y Telégrafos, YPF, YCF, Gas del Estado, Aerolíneas Argentinas, F.A.N.U. (Flota Argentina Naval de Ultramar), Forja Argentina, Fábrica Militar de Aviones y su sucesora Fadea, IME, etc… A esto hay qe sumarle una pésima atención al cliente, sin vigilancia, sin mantenimiento, sin higiene, SIN DISCIPLINA … NO, ESTA PELÍCULA YA LA VIMOS, gracias.
    2- La propuesta no hace ningún comentario sobre la corrupción desatada en los anteriores gobiernos kirchneristas en el manejo de la obra pública, motivo por el cual el señor Presidente Electo, siendo Jefe de Gabinete, ante la imposibilidad de detener esa sucesión robos, optó por renunciar e irse.
    3- Tampoco dice nada de las causas por las cuales el ex Jefe de Gabinete y hoy Presidente Electo, NO EFECTUÓ LAS DENUNCIAS CORRESPONDIENTES ANTE LA JUSTICIA, faltando a sus deberes de funcionario público y convirtiéndose así en ENCUBRIDOR.
    4- Por lo escaso qe hemos podido apreciar hasta ahora y antes de asumir la dupla presidencial sus funciones, el Dr. Alberto Fernández se ha revelado como una persona DD (de Doble Discurso), débil carácter y muy susceptible de ser dominado por la vicepresidenta electa.
    5- La conducta de la señora vicepresidenta electa ayer en los tribunales de Comodoro Py fue lamentable, pero más lamentable fue la de los funcionarios judiciales qe no atinaron a llamarla al orden y dejaron qe la diva política los basureara y se manejara a su antojo, sin pedir permiso ni esperar a ser autorizada, y al sentirse satisfecha de haberse despachado de la forma qe lo hizo, tomó abruptamente el portante sin qe nadie hiciera le menor intento por detenerla, como hubiese correspondido. ¿O al presidente del tribunal le escondieron la maza de madera para llamar al orden?
    6- La idea de revivir el IAPI me parece de los más sensata, dependiendo de la conducta y aptitud de los funcionarios, claro.

  3. gerardo senderowicz dice

    Para la primera parte de la nota, tengo una idea de solución.
    Es tan fácil como aplicar la ley del estado; seguramente se podrá trasladar a dichos «funcioriplaneros» por ejemplo a Tartagal, o a Iruya, o a algún pueblo de la patagonia para que cumplan un servicio «especial» y muy necesario para el estado, cualquiera sea su repartición.
    El frió, el calor y/o la soledad les hará recapacitar a estos chetos del o… acerca de que están haciendo.

  4. Gabriel Méraud dice

    El decreto de continuidad de cargos estatales: ¿no puede anularse? Las indemnizaciones especificadas modifican por decreto una ley emanada en el congreso (de contrato de trabajo). Y obstaculiza la alternancia democrática de cargos políticos. No soy especialista, pero se me ocurre que hay suficiente vicio de origen para la anulación. /// Siempre pensé que había que crear una gran cadena estatal de supermercados , expropiandole algunas sucursales a cada una de las existentes. En forma equitativa. Así se achicaría el tamaño de los oligopolios de supermercados y el estado podría fijar un precio testigo para la comercialización de productos. Acotando horizontalmente a las demás cadenas por competencia y también acotando a los productores desde su capacidad de negociación como compradora.

    1. jose luis cattaneo dice

      me encantan tus planteos esperemos que Zannini(Pocurador del tesoro)y su equipo de abogados consigan resolver este problema con la anulacion de los nombramientos instrumentados.LO de cadena de supermercados estatal es importante como asi tambien la posibilidad de expropiacion y/o intervenir a empresas si es muy necesario.No seria irreal(aunque dificil en el contexto mundial de la comercializacion de productos)revivir Junta Nacional de Granos,Junta Nacional de Carnes y finalmente crear un IAPI moderno acorde a las circunstancias economicas y tecnologicas del ahora(Felipe Sola algo comento(saliendo del libreto y alertando a los posibles afectados)

  5. Alejandro Rodón dice

    Coincido plenamente con la autora en subrayar sobre la industria del fracking, «incapaz desde sus orígenes de generar una rentabilidad y afectada por rendimientos rápidamente decrecientes » y no segundo, el degrado ambiental, problemática similar, a la de la megaminería

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.