La violencia es inmoral

30 años después, un homenaje a "Haz lo correcto", la peli de Spike Lee cuyo testimonio no puede ser más vigente.

 

Están por cumplirse 30 años del estreno de una película inolvidable (1), al menos para mí: Do The Right Thing (Haz lo Correcto). La dirigió Spike Lee, quien en ese momento recién empezaba su carrera como director. Obviamente no soy un experto en cinematografía ni mucho menos, pero concédame en este texto que lo importante pasa por otro lugar.

Fui a verla en un cine de Chicago, pocos días después del estreno. Entré solo, a una función nocturna. Había mucha gente en la sala y yo llegué cuando las luces ya estaban apagadas. Puedo decir que me conmovió y que me hizo pensar muchas veces, justamente: ¿dónde estaba lo correcto? ¿Qué hacer en determinadas situaciones?

Al final, antes de los créditos, se reproducen en la pantalla dos textos breves: uno escrito por Malcolm X y otro por Martin Luther King (Jr.).

Yo, que me considero fuertemente “antiviolento” y en contra de toda manifestación que implique cualquier clase de abuso (físico, verbal o de cualquier otro tipo), sentí que la película me había puesto en una situación complicada.

Es más: creo que me puso a prueba. Y es bueno que así sea. Al margen de recomendar la película (si es que no la vio, creo que está accesible para alquilar o en Netflix, pero no estoy seguro) pero quisiera agregar sobre el final de estas líneas, un texto que escribió —justamente— Martin Luther King.

Pero antes, hice referencia a que las luces estaban apagadas cuando llegué al cine porque, cuando se encendieron, me di cuenta de que la platea completa estaba poblada por gente negra. ¡Todos! Yo era el único ‘blanco’, cosa que —obviamente— yo no había advertido en el momento que me senté.

Fue interesante como experiencia personal entender que en función de lo que sucedía con quienes compartieron conmigo esa función, no reaccionábamos igual ante los mismos elementos. Y también se puso a prueba mi capacidad para “admitir las diferencias”, lección que sugiero tener en cuenta. Vale la pena.

Aquí va el texto de Martin Luther King (Jr.):

 

La violencia es inmoral

La violencia para conseguir justicia es tanto impráctica como inmoral. Es impráctica porque es una espiral descendente que termina con la destrucción para todos.

La vieja ley del “ojo por ojo” deja a todo el mundo ciego.

Es inmoral porque busca humillar al adversario antes que ganar su comprensión; busca aniquilar, antes que convertir.

La violencia es inmoral porque está motorizada por el odio antes que por el amor. Destruye la comunidad y hace que la “hermandad” sea imposible.

Deja a la sociedad en un monólogo, antes que en un diálogo. La violencia termina derrotándose a sí misma.

Crea amargura en los que sobreviven y brutalidad en los destructores.

Estas frases le pertenecen a quien desapareció hace casi 40 años: Martin Luther King Jr.

King fue brutalmente asesinado por grupos ultraderechistas norteamericanos. Pedía por la integración de razas, para terminar con las luchas entre negros y blancos. Cualquier similitud con nuestra actualidad (adaptada, por cierto) no es simple coincidencia.

King nació en Atlanta, el 15 de enero de 1929. Fue uno de los tres hijos que tuvieron el pastor Martin Luther King Sr. y su mujer, Alberta Williams King, una maestra de escuela. Justamente Michael fue rebautizado Martin cuando cumplió seis años.

El asesinato se produjo el 4 de abril de 1968, en el balcón del Lorraine Hotel (cuyo dueño era de raza negra), cerca de la famosa calle Beale. Mientras estaba en ese balcón rodeado por Jesse Jackson y Ralph Albernathy, alguien, con un rifle, le disparó desde atrás en el cuello.

Su muerte desató una ola de violencia de fuerte tinte racial en todo Estados Unidos y aún hoy es un crimen sin solución.

Como se están por cumplir tres décadas desde el estreno, quería hacer un reconocimiento aquí, lejano y solitario, pero solidario también.

 

 

(1) La película se estrenó el 30 de junio de 1989, en todo Estados Unidos, pero no en el circuito más importante, o principal, sino que pasaron varias semanas hasta que fuera exhibida como correspondía: sin exclusiones y para todos los públicos. 

4 Comentarios
  1. Maldoror dice

    Recuerdo que, en la ceremonia de los Oscars correspondientes a ese año, le tocó a Kim Basinger presentar las películas nominadas a Mejor Film, y la tipa se plantó y dijo algo como que «estas eran las mejores a criterio de la Academia, porque para mí la mejor película americana del año se llama ‘Do The Right Thing’ »

    También es necesario destacar que Spike Lee repite el lema de Malcolm X: «By all means necessary». Por cualquier medio necesario.

  2. Abel dice

    Sí bien la violencia es en este texto resaltado,a mi me cabe el hecho del Dr.Martin L. King,casi nunca (y es un elogio) se lo toma en cuenta realmente con la gravedad de sus palabras .
    Solo unas imágenes tres dichos y ya.
    Qué hubiera sido de él si aún estuviera acá…
    Ovbio que hay Heroes cotidianos que son barridos bajo la alfombra.

  3. Eduardo dice

    Asi como «nada es absoluto», la afirmacion del titulo de la nota, tampoco lo es, si es deseable…., seguro que si, ahora, sin llegar a reivindicar la violencia, ¿que pais o territorio se independizo sin dar pelea?, siquiera la India de Gandi, el tema esta en la cuotificacion y no en la escalada desmedida. Me permito reflexionar el porque encerrar a un condenado por delitos cometidos, es justicia y no violencia contra su libertad?, como lo «vive» el condenado?, de vuelta la subjetividad!!. Todo «remedio» debe ser bien administrado para que sea eficaz, si se abusa, es contraproducente, ademas todo remedio debe ser utilizado para corregir una patologia, y no simplemente «porque si»

  4. María Costa dice

    Gracias Adrián por acercarme siempre algo que necesito leer, como re confirmar, re aprender para tolerar y resistir de manera pacífica.
    Abrazo grande. Comparto con amigos de redes y por WhatsApp.
    Saludos

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.