Memoria y desacatos

La memoria colectiva renueva la esperanza, pero hay ciertos empresarios que no se atienen a las leyes

 

 

Los 30.000 son parte del movimiento obrero

Conmemorar cada 24 de Marzo ya es todo un símbolo de la democracia en nuestro país. Los negacionistas no han logrado evitar el recuerdo del Golpe de Estado y el horror de sus huellas. Con las Madres y Abuelas seguimos sembrando memoria porque el “Nunca Más” es la esencia de la democracia. Nuestros reclamos ya ganaron para siempre las noticias, las calles y las plazas de todo el país.

El movimiento obrero también se está reconociendo en medio de esta historia. El acto en la ex ESMA organizado por la Intersindical de DD.HH. e H.I.J.O.S. de Capital congregó a las principales representaciones del sindicalismo bajo la consigna “Los 30.000 desaparecidos son parte del movimiento obrero”. El cierre del evento por el Presidente Alberto Fernández dio la fuerza institucional y la perspectiva histórica al intento unitario de confluencia de todas las corrientes de trabajadores.

Años de trabajo abrieron un camino junto a la existencia misma de la democracia. Ya son 50 las organizaciones de trabajadores en la mesa de la Intersindical de Derechos Humanos. Como nunca antes los sindicatos habían asumido que la dictadura fue centralmente contra el movimiento obrero y que fue decisiva la resistencia en los ámbitos de trabajo durante el Terrorismo de Estado. Los conflictos en las fábricas fueron numerosos y muchas veces costaron las vidas de miembros de comisiones internas y cuerpos de delegados al frente de los reclamos.

 

El Presidente homenajeó a los desaparecidos por la dictadura cívico militar.

 

Si saldamos la memoria será más fácil el camino de la unidad. El negacionismo sindical está reducido a un puñado de recalcitrantes dirigentes a los que se va llevando la vida. La nueva generación de trabajadores y sus referentes muestran un enorme compromiso con Madres y Abuelas, se conmueven con la aparición de nuevos nietos recuperados y avalan la consigna central del acto que presidió Alberto Fernández.

 

 

Patrones desacatados

El conflicto de Ternium Argentina en su planta de Canning se volvió a agravar al término de la conciliación obligatoria. La empresa pretende transformar los despidos en “retiros voluntarios”, un mecanismo que se ofrece en igualdad a todo el personal pero acá lleva nombre y apellido para camuflar despidos arbitrarios.

Paolo Rocca, supremo burgués y virtual jefe de la gran patronal de AEA, sigue encabezando la desobediencia civil. Desacatar las resoluciones del gobierno es su deporte preferido. Se propone liderar este proceso e imponer las reglas de juego para la etapa que viene. A diferencia del poder financiero o de los medios concentrados, Rocca se especializa en la aplicación de la flexibilización laboral, realización de “operetas” sobre sindicatos y comisiones internas para dividir e imponer su ley.

 

Paolo Rocca quiere dictar sus propias leyes.

 

Su nueva moda es flexibilizar los contratos de trabajo, reemplazando trabajadores efectivos por contratados o tercerizados; se modifican puestos de trabajo aplicando la polivalencia funcional y donde trabajan 3 deja 2 para que hagan la misma tarea. Las comisiones internas están todo el tiempo sobre los puestos de trabajo y si logra enfrentarlas con las conducciones seccionales o nacionales, aplaude. La figura de Antonio Caló al frente de la UOM, que de estas cuestiones poco entiende, le viene de perillas.

 

 

La batalla por la democracia en el trabajo

Del destino de este conflicto quedarán secuelas para todo el gremio y para todos los sectores de la actividad privada. Honrar la memoria de tantas comisiones internas desaparecidas por el Terrorismo de Estado pasa por reconocer la lucha que llevan adelante quienes los sucedieron. Las firmas ganadoras con el plan de Martínez de Hoz siguen con su clasista costumbre de combatir al sindicalismo en los lugares de trabajo.

Techint tiene una larga historia de comandar la represión contra sus empleados. La causa de “La noche de los tubos” da cuenta de la cacería de delegados y activistas cuando la firma era conducida por el padre de Paolo, Roberto Rocca. El caso de Enrique Roberto Ingegnieros llegó a la Corte Suprema pero Lorenzetti & Co. liberaron de responsabilidad a la firma. El 22 de septiembre de 1976 fueron secuestrados y desaparecidos Alberto Bedia, Raúl Moreno, Armando Culzoni y Manuel Martínez; ellos son apenas cuatro de los más de cincuenta trabajadores de la empresa secuestrados durante el Terrorismo de Estado.

 

Alevoso: la Corte dice que los juicios laborales prescriben aún en casos de lesa humanidad.

 

Para muestra de los puntos que calzan los patrones de la siderurgia está Acindar, el otro gran socio de Techint durante la dictadura. Actualmente integrada a la primera productora mundial de aceros no planos, la planta de Villa Constitución encierra todas las historias de una represión que comenzó el 20 de marzo de 1975. Tras la noche dictatorial, el 6 de diciembre de 1982 en una asamblea al mediodía, se produjo el reencuentro con Alberto Piccinini, el líder histórico recién salido de la cárcel. Los obreros adhirieron a un paro nacional convocado por “Los 25” de Saúl Ubaldini y se reencontraron además con su impronta combativa.

Los juicios que encierran responsabilidad empresarial dan la oportunidad de añadir una página más a la historia de las revueltas obreras. Mientras la memoria continúe encendida no habrá reforma laboral posible que sea aceptada por los trabajadores. Acindar y Techint compartieron el despojo de la mayoría de las firmas siderúrgicas prexistentes para concentrar la actividad siderúrgica en un duopolio. Sus trabajadores continúan en la férrea defensa de sus condiciones de trabajo.

La seccional Villa Constitución de la UOM se presentó como querellante en la causa del “Villazo”, donde una veintena de damnificados y familiares de las víctimas están representados por los abogados de la APDH de Rosario. Al momento del golpe Acindar era dirigida por José Alfredo Martínez de Hoz y es el caso más emblemático de la corresponsabilidad cívico-militar. El secuestro de los dueños y la expropiación de la firma Siderúrgica Grassi (Martínez de Hoz amenazó a su dueño: “Me la vendés o te la saco”) en las mazmorras de Campo de Mayo es el ejemplo más emblemático de cómo operaron los grupos económicos durante el Terrorismo de Estado.

 

 

Los fuegos siguen ardiendo

Reinaldo Benítez, del instituto Futaleufú de Esquel, señala que las cenizas de los incendios en Chubut se han ido aplacando: “Los fuegos fueron varios en la región, y están controlados. Particularidades de lo que antes era el bosque hacen que debido a las altas temperaturas del suelo se potencien las posibilidades de una reaparición. La situación de los afectados sigue difícil. Muchos son vecinos que realizaban ocupaciones de tierras fiscales que se han quedado sin nada de nada. Hablé con algunos de ellos y puedo afirmar que la presencia y capacidad de las representaciones municipales están sobrepasadas (para decirlo de alguna manera simpática). Aunque tengan la plata y los módulos para construir las viviendas, ahora tienen que mostrar una capacidad de ejecución que demanda otra escala de trabajo”.

Benítez profundiza su análisis: “Se mezclan incapacidades, miserias, politiquerías de un modelo que pertenece al pasado y una matriz productiva que no termina de cerrar. Los incendios terminaron exponiendo sin piedad estas realidades. Los pagos del gobierno provincial están menos atrasados, pero siguen debiendo entre uno y dos meses, depende del sector estatal o si son activos o pasivos y del rango salarial. Están pagando lo que acordaron en el 2019. La realidad fue visibilizada a todo el país por obra y gracia de dos piedrazos. En una sociedad que estuviera en diálogo permanente con un gobierno provincial sensible a las demandas sociales no podría habernos sorprendido la existencia de grupos radicalizados en la comarca andina”, remata Benítez, sin concesiones.

Además de las quemazones, los pobladores de los idílicos valles sobrellevan una larga lucha sostenida en defensa del derecho a mantener libre de contaminación por cianuro a los cursos de agua que bajan desde la cordillera. Desde el “No a la Mina” que llevó al plebiscito limitante de la actividad minera, todo el tiempo nos obligan como habitantes de las grandes ciudades a recordar la crisis mundial del agua que vivimos.

 

 

El uso por mineras y riego para agronegocios priva a millones del servicio de agua potable.

 

La Unión de Trabajadoras y Trabajadores de la Tierra (UTT), una organización que agrupa a pequeños productores agropecuarios, realizó una jornada nacional de “verdurazos” en el marco del Día Internacional del Agua y por el “acceso al agua en todo el país”. La captación desmesurada del líquido para represas, megaminería y riego es responsable de que más de cinco millones de compatriotas no dispongan de agua potable en sus domicilios, según denuncian organizaciones sociales como La Garganta Poderosa: “Por algún lugar hay que comenzar, no mañana, no ya mismo, ¡ayer! Así que discutamos cómo vamos a restablecer una infraestructura urbana pública, con caños, conexión formal y prestación igualitaria”. El reclamo cumplió varios meses y todo sigue parecido o igual.

 

 

Esenciales, presenciales y “demócratas asintomáticos”

La dura realidad de muertos y contagiados del personal del área de Salud y el destrato a médicos y personal de enfermería de CABA nunca parece suficiente. Continúan las quejas por falta de vacunación al personal de clínicas y hospitales porteños, quienes padecen del stress laboral más absoluto que se pueda imaginar. El tema salarial golpea a un gremio que no es de los que mejor cobran. “Esenciales”, para trabajar. Para cobrar son “descartables y reemplazables”.

Héctor Daer (ATSA) confirmó las medidas de fuerza que se decidieron tras una “negativa absoluta” de parte de los prestadores de salud a actualizar los salarios. Asambleas en los lugares de trabajo, y paros de tres horas por turno en reclamo de mejoras salariales. Para el gremialista, “la pandemia mostró la necesidad de más trabajadores en los planteles, pero la realidad marca que no hay ningún incentivo para que alguien se profesionalice e ingrese al sistema”.

Con 450.000 docentes vacunados a nivel nacional, Santa Fe y Buenos Aires con los porcentajes más altos, la presencialidad escolar continúa. La disparidad de los acuerdos salariales refleja la diversidad de las patronales. En la provincia de Buenos Aires los acuerdos son muy rápidos y la cercanía política con el gobierno de Axel Kicillof allana las dificultades producidas por la inestabilidad. En CABA sigue el hostigamiento de Larreta a los gremios, traducido en falta de vacunas y ofertas insuficientes en salarios. Angélica Graciano, secretaria general de los docentes porteños (UTE), rechazó cualquier medida con la que se busque flexibilizar el protocolo vigente para la presencialidad en los edificios escolares. “Con más de 1.000 casos registrados entre docentes, auxiliares y alumnxs y un aumento general de positivos, lejos de flexibilizar el protocolo, es necesario fortalecer las medidas de seguridad e higiene sanitaria”, reflexionó la gremialista.

 

Angélica Graciano (UTE- CTERA): “La flexibilización de Larreta es una maniobra marketinera”.

 

Un ataque de falsa democracia parece afectar a las patronales, en Telefé fue despedida una periodista embarazada, Telefónica abre “retiros voluntarios” para echar al 11% de su personal. La norma del teletrabajo aclara que trabajar en casa no implica conformidad para seguir con ese régimen, y que el trabajador puede elegir cuándo volver a la oficina. Pero las empresas no los dejan.

Una democracia asintomática pretende instalarse  de prepo en las relaciones laborales. Francisco De Narváez y Mauricio Macri van a fondo contra el sindicalismo por el conflicto de WalMart con Camioneros y los Moyano: “Hay que destruirlos”, dicen ambos a coro. Los políticos capitalistas dueños de empresas deciden “democráticamente” cuando quieren aplicar la dictadura laboral a sus empleados.

 

 

También la memoria reciente

La autopsia política del carácter de la dictadura —de sus cómplices, instigadores y beneficiarios— estuvo en el eje del discurso de CFK en el Espacio de la Memoria de Las Flores. Hizo además un llamado a la oposición para que asuma el endeudamiento que dejó al país en graves dificultades con una economía dolarizada y pidió el respaldo al gobierno en la negociación con el FMI. Es la unidad la única forma de resistir los embates del poder económico sellado con el Terrorismo de Estado, destacó la Vicepresidenta.

El día después reaparecen las demandas pendientes: las vacunas, la pandemia que amenaza desde los países vecinos, el invierno que agudiza los contagios y la economía que apenas arranca. En los sectores más comprometidos en la vida política se espera un gesto presidencial, con respecto a la Hidrovía con mirada soberana y control del Estado. Aunque Mario Meoni tiene otra idea, el contrabando, el narcotráfico y la extranjerización de nuestras riquezas exportadas resulta intolerable. Amanece y el culebrón casi veinteañal de la inminente quiebra fraudulenta del Correo Argentino debería servir para aparezcan los 70.000 millones que debe SOCMA, empresa de Mauricio Macri, y los acreedores terminen por definir el envío a la cárcel del delincuente orgánico que gobernó al país.

La memoria colectiva aplaca el dolor pasado y renueva la esperanza de un futuro vivible. Es un buen momento para relanzar la mística necesaria para el combate que viene.