Pena de muerte

El gobierno aplica la pena de muerte que no figura en en la legislacion positiva

 

Hace ya más de medio siglo que la pena de muerte fue abrogada del catálogo de penas del Derecho penal, en ocasiones sólo parcialmente, para aquellos estados que todavía la aplicaban —a condición de que no extendieran su amenaza—, en otras definitivamente, para los países que no la tuvieran en su catálogo, como el nuestro hoy en día. Al gobierno actual, sin embargo, sólo le falta establecer esa pena en la legislación positiva. Pese a que no puedo demostrarlo, estoy seguro de que sus principales representantes —al menos quienes regularmente hablan y operan por el gobierno, el Presidente, su ministro jefe y su ministra de seguridad, quizás también su secretario de DD.HH.— verían con agrado que la legislación positiva tomara ese rumbo. Así lo han demostrado en varias oportunidades. Alguna vez recibieron con honores —en dos casos, según creo— a policías que remataron a delincuentes que ya no resistían o ya ni siquiera se daban a la fuga, estaban entregados, esto es, emplearon sus armas ofensivamente y no defensivamente. A más de ello, defendieron hasta el máximo, hasta ya no poder más, dos casos de jóvenes muertos por las fuerzas de seguridad comandadas por ellos, uno de esos jóvenes asesinado por la espalda sin agresión alguna anterior y el otro, en el mejor de los supuestos, empujado a cruzar un río helado sin saber nadar frente al avance de fuerzas de seguridad en vías de represión por territorio vedado y sin orden de allanamiento alguna; incluso en ambos casos intentaron convertir a sus víctimas en victimarios con distintas historias que van desde la agresión armada a la simple desobediencia, historias todas que no fueron verificadas posteriormente, como sí lo fueron las agresiones de las fuerzas de seguridad y hasta, al menos en uno de esos casos, la comandancia ministerial de esa represión. Integra también este mínimo inventario los hechos de personas fallecidas a raíz del uso de armas por personal policial en varias oportunidades, cuyas víctimas no sólo no hicieron absolutamente nada irregular, sino que tuvieron la mala suerte de ser atravesados por disparos en lugares públicos. A nadie le cabe duda acerca de que esta forma de comportamiento de fuerzas de seguridad proviene de la ideología transmitida, incluso, por las autoridades que no sólo han justificado y ratificado esos comportamientos, sino que hasta han llegado a decir que tienen por cierta la explicación de los integrantes de esas fuerzas en cada uno de los casos, precisamente para justificar sus acciones.

No dejo de recordar las tragedias en los lugares de detención, regulares o irregulares –por llamar de alguna manera a las cárceles de los servicios penitenciarios o a las celdas policiales prohibidas por resoluciones judiciales internacionales y nacionales, casi un eufemismo por el modo similar del trato a los prisioneros de servicios ambos organizados militarmente—, verdaderas masacres de múltiples personas que me han hecho recordar una célebre novela actual de un juez alemán devenido en escritor, que trascurre en la época del nacional-socialismo y pinta de modo claro a aquella época y a la conclusión a la que arribábamos en el párrafo anterior. Por fin, para no prolongar demasiado el inventario, que realizado con pulcritud superaría seguramente la ejecución de penas de muerte en aquellos países o estados que aún toleran esa clase de pena, agregaré los hechos sucedidos  hace escasos días, sobre todo la persecución policial —de película criminal— de un automóvil repleto de menores de edad, casi todos fallecidos o heridos de gravedad por las balas, al parecer con la única justificación incierta de no haber obedecido la orden policial de detención del vehículo.

El inventario demuestra varias cosas, entre ellas, la escasa educación para usar armas letales de las diferentes fuerzas de seguridad operantes —principalmente las federales, de la CABA y la policía de la Provincia de Buenos Aires, fenómeno también extendido a las policías provinciales en general—, la ridícula cláusula de Derecho administrativo —reglamento— que coloca en las manos de todos esos agentes armas letales y no sólo ello, sino que los obliga a tenerlas consigo permanentemente, pues considera en función a esos agentes durante las veinticuatro horas del día, hagan lo que hagan y estén donde estén, razón de ser de muchas de sus reacciones [1] y, como ya dije, la deformación de carácter profesional que los conduce a usar las armas ofensivamente y no tan sólo defensivamente. De ello son responsables y, en ocasiones, no sólo políticamente, sino también penalmente, nuestros gobernantes. En cualquier país serio, todas estas muertes conducen, al menos, a las renuncias inmediatas de los funcionarios políticos que bajo su competencia toleran o instigan esas prácticas, constituidas en verdaderas masacres. Estas no son masacres por “goteo”, como alguien las ha llamado, sino verdaderas masacres humanas. En nuestro país, en cambio, es un verdadero “viva la Pepa”, en el sentido de que las autoridades reinciden en su conducta sin remedio alguno. Ni siquiera el espanto moral sobre sus propias personas las altera.

 

 

 

[1] Un caso que tuve como secretario judicial, antes de cumplir mis treinta años de edad, puede ilustrar este reglamento como ridículo. Un suboficial de la Policía Federal Argentino cenaba con su esposa e hijos en una célebre parrilla de ese entonces, situada en la calle Pellegrini en la Ciudad de Buenos Aires, comercio en esos momentos lleno de parroquianos. Justo en ese momento ingresa al local una banda armada —cuatro personas— con armas de fuego y roban así al establecimiento y a los comensales, entre ellos nuestro agente policial. Él, vestido con ropas ciudadanas, tenía consigo el arma de fuego. Empero, acertadamente a mi juicio, decidió no utilizarla y no darse a conocer, no sólo porque peligraba su vida y la de su señora e hijos, sino, además, la de todos los parroquianos allí presentes, como es sencillo observar en el caso. Alguien —quizás él— pudo llamar telefónicamente a la policía que concurrió con varios automóviles patrulleros. El resultado final computa varios muertos entre los parroquianos, como asimismo incluso entre los policías y los ladrones y, en especial, a quien comandaba a la fuerza policial que ingresó al local. Nuestro suboficial, que cenaba dentro del local, fue sancionado por la Policía Federal con la destitución administrativa, por no haber actuado según su deber.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

4 Comentarios
  1. Gustavo Montilla dice

    Gracias Julio por seguir escribiéndonos tanto aquí como en Página. A veces expresa su desencanto y desánimo por la ignominiosa realidad que nos toca vivir, pero a pesar de ello, nos sigue instruyendo con sus escritos. Salud! y larga vida Julio.

  2. Luis Juan dice

    Estimado Julio:
    Una digresión.
    La pena de muerte está instalada en nuestra sociedad. Cuando un niño muere de hambre, es porque se le aplicó la pena de muerte. Cuando un viejo no puede comprar sus medicamentos o alimentarse y muere, se le aplicó la pena de muerte. Cuando alguien no puede operarse porque no tiene los recursos para poder hacerlo, se le aplicó la pena de muerte. Cuando un niño no puede educarse, se le aplicó la pena de muerte. Y así podríamos continuar.
    Recordé un artículo que salió en un medio de la web que ya fue sacado de circulación, titulado: El Alto precio que pagaremos por aplaudir la represión policial. Transcribo algunos párrafos:
    Estos días estamos asistiendo a uno de los espectáculos más deplorables que puede ofrecer el ser humano: hemos visto a masas enfervorizadas de gente fanatizada, aplaudiendo la represión y la persecución contra sus propios hermanos.
    El aplauso y homenaje de amplios sectores de la ciudadanía española, a los Guardias Civiles y Policías que se lanzaron en masa a aporrear a conciudadanos pacíficos e indefensos en Cataluña el pasado 1 de octubre, es uno de esos momentos de extrema miseria humana que ensucian irremediablemente la dignidad de toda una sociedad.
    Cuando alguien aplaude la represión indiscriminada contra otras personas, por el simple hecho de pensar diferente, eso tiene un nombre: FASCISMO, INTOLERANCIA Y TOTALITARISMO.
    Es realmente muy difícil caer mas bajo como ser humano y como colectivo.
    Cualquier persona con un mínimo de inteligencia, debería comprender que jamás, bajo ningún concepto, se debe aplaudir la opresión hacia los demás, bajo ninguna de sus posibles manifestaciones.
    La opresión que hoy aplaudes o toleras, tarde o temprano acabará repercutiendo sobre ti. El día de mañana, el oprimido serás tú.
    Y eso es así SIEMPRE, porque la represión avanza de forma análoga a como lo hace la conquista de derechos.
    Una vez el represor conquista un nuevo “derecho a oprimir”, es muy difícil conseguir que renuncie a él.
    Por esta razón, es tan extremadamente grave a nivel social, que grupos de personas o colectivos, hayan apoyado explícitamente o con su silencio cómplice, la represión contra los demás por sus ideas, como hemos visto en España.
    Es un acto de supina estupidez que tarde o temprano ellos mismos acabarán pagando.
    La clave para la libertad de un pueblo, radica en gran medida en no permitir jamás que se sientan precedentes represivos.
    Es esencial que la población reaccione con toda su fuerza ante cualquier posible abuso de poder, aunque solo sea puntual o afecte a personas alejadas ideológicamente, para que dicho abuso, no se convierta en un precedente que sea interpretable como una “conquista del derecho a reprimir”.
    Pero que nadie se engañe: esa represión a porrazo limpio contra la población, no nació alrededor del tema catalán.
    Ya teníamos precedentes, que fueron indignamente tolerados por la población y que sirvieron de base para que las sucesivas autoridades fueran creyendo que tenían el derecho adquirido de reprimir y aporrear a quien no obedeciera los intereses de las élites del Régimen.
    Y vimos más precedentes, más “conquistas del derecho a reprimir”, cuando las fuerzas policiales reprimían sin vergüenza a las familias sin recursos que eran desalojadas de sus casas por no poder pagar las hipotecas y que se resistían a quedarse sin un techo.
    Y en la represión a los mineros asturianos, y en la represión policial contra los vecinos del barrio de Gamonal en Burgos, y lo estamos viendo ahora en Murcia, en la represión contra una población indignada por la construcción injustificable del muro del AVE, que les hará la vida imposible.
    Este es el precio que se paga por tolerar la represión.
    La represión avanza y conquista “nuevos derechos de opresión”
    Hemos pasado de tolerar la represión a directamente aplaudirla.
    ¿Que creen que les harán a ellos cuando salgan a la calle a protestar por quedarse sin trabajo o cuando se manifiesten porque los bancos, propiedad de los amos del Régimen que tanto defienden, les vuelvan a robar hasta la cera de las orejas?
    Es difícil ser más imbécil.
    Claro que tampoco debería sorprender a nadie.
    Debemos reconocer que el lavado de cerebro colectivo conseguido por los amos del Régimen es admirable.
    Imagínense a qué nivel de demencia colectiva puede llegar un pueblo adoctrinado, que se le puede llegar a convencer de que “querer votar” es algo “nazi”.
    Gracias a esa masa sucia, a esa fosa séptica social que aplaude al represor servilmente, vivimos en un país en el que robarle miles de millones a los trabajadores para regalárselos a la mafia bancaria es algo completamente legal, mientras que escribir un tuit con un chiste de mal gusto es un delito; un país donde los ladrones, los corruptos y los criminales campan a sus anchas o reciben tratos judiciales sospechosamente favorables, mientras querer votar para decidir algo, es considerado como un delito próximo al terrorismo, que requiere de miles de policias drogados hasta las cejas para aporrear a personas inocentes.
    Ahora, gracias a su infinito servilismo y necedad, el perro, más rabioso que nunca, se creerá con el derecho a comer del plato de cualquiera.
    Vayan preparándose para un largo Régimen…
    Fuente elrobotpescador. No la cito completa, porque desaparecieron de la web todos sus artículos.

  3. Haydée Lin dice

    Gracias por sus publicaciones Dr.Maier. Siempre es placentero leerlo pese a lo doloroso de los temas que trata.

  4. Maldoror dice

    Desgraciadamente, hace muy poco el Ministerio del Interior uruguayo decidió, impulsado por los Sindicatos Policiales (que el Uruguay sí tiene), dar marcha atrás con un proyecto de resolución que impedía a los efectivos policiales fuera de servicio portar sus armas reglamentarias. Sería bueno que alguno de tantos «comunicadores independientes» (que también el Uruguay los tiene dignos del entrecomillado) le preguntara a la conducción gremial en qué se basan para defender el derecho de sus [email protected] a jugarse la vida innecesariamente.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.