Quilmes cumplió

El festejo por los 356 años de la ciudad que gobierna Mayra Mendoza, sobrevolado por El Cohete

 

La camporista Mayra Mendoza, jefa comunal de Quilmes, organizó un mega-festejo para el aniversario del distrito que conduce desde 2019. Tras el intervalo impuesto por la pandemia, pudo reencontrarse con el pueblo en las calles. Contaba como antecedente un recital populoso aunque aislado en octubre pasado en la localidad de Francisco Solano, en el límite con Almirante Brown, incomparable con lo que aconteció este último fin de semana largo.

Los festejos sumaron todo lo que no pudo hacerse antes: desde 50.000 asistentes a recitales hasta un maratón con 4.000 corredores, encuentros deportivos y actividades culturales. El acto religioso contó con las palabras siempre lúcidas de Eduardo de la Serna, del Grupo de Curas en Opción por los Pobres. El comienzo del desfile quedó en manos de Jorge Irigoitía, presidente del Centro quilmeño de Veteranos de Malvinas. Pasaron todos, desde estudiantes locales, ex combatientes y jinetes a caballo hasta policías y bomberos de abnegada labor en un distrito con una extensa costa que siempre depara emergencias. Desde los humildes barrios de La Ribera, IAPI y Ezpeleta asistieron las orquestas infanto-juveniles que emocionaron con su interpretación del Himno Nacional. Para ello se dispuso el cierre al tránsito en el casco céntrico, a cada lado de la vía que divide la ciudad en este y oeste.

El plato fuerte fue un gran festival libre y gratuito, sazonado con puestos gastronómicos en la plaza De las Colectividades (allí se congregaba la Juventud Peronista en los ‘70), donde tocaron los ex músicos de Vox Dei y la banda Las Pelotas, cuyo baterista y una corista son originarios del distrito.

Tanto Willy Quiroga Project como Ricardo Soulé y la Bestia Emplumada tocaron por separado, pero sus adeptos disfrutaron de las legendarias canciones de Vox Dei, la banda formada en Quilmes que hace justo medio siglo le deparó al rock argentino una de sus obras más emblemáticas: la obra conceptual La Biblia.

 

Ricardo Soulé y Willy Quiroga, a 50 años de La Biblia.

 

Hicieron el aguante la murga de estilo uruguayo 5 Pal Peso; Melanie Williams & El Cabloide, un proyecto de música indie, alternativo y experimental; La 17 de Santa Fe, banda de cumbia; F. Navi DJ Tanzen; Ojo Blindado y Noches del Conurbano.

El cierre estuvo a cargo de Las Pelotas, cuyo baterista Gustavo Jove jugó de local, al igual que su novia, la corista a quien presentó en el escenario. Terminaron su show con Capitán América, cuya estrofa final es un happy-birthday-to-you; nada más propicio para el cumpleaños del distrito. Aunque luego ofrecieron los bises con Shine (Brilla) y El Ojo Blindado, de la mejor banda que integraron: Sumo.

 

El público desbordó con el cierre a cargo de Las Pelotas.

 

El acontecimiento concitó la presencia de móviles televisivos de canales porteños con proyección nacional. Mayra Mendoza estuvo acompañada por Carlos Bianco, jefe de asesores del gobernador Axel Kicillof, el diputado provincial Emmanuel González Santalla e integrantes del gabinete municipal y el Concejo Deliberante.

“Hemos compartido la celebración de nuestros 356 años en familia, con las instituciones más representativas de todas las localidades, que mostraron la diversidad y el potencial que tenemos, en un día hermoso que nos acompañó, y lo hemos disfrutado porque ponemos en valor lo que somos y lo que construimos todos los días en nuestro Municipio. Este festejo popular también es un reencuentro, después de dos años que no lo habíamos podido hacer por la pandemia”, expresó Mayra.

 

La jefa comunal compartió escenario con funcionarios, militares y familiares de desaparecidos.

 

La política se cuela por parte de la oposición, que buscará condenar los gastos, como ya lo hizo en octubre, luego de la actuación de Karina La Princesita para el aniversario de la localidad de Solano, cuando hicieron trascender un pago de ocho millones que la artista salió a desmentir. Si bien el año pasado las críticas partieron de la diputada Mónica Frade, del partido de Elisa Carrió, en esta ocasión el oficialismo espera con las cuentas en orden alguna andanada similar, aunque ve a su otrora competidor,un cocinero mediático, muy enredado en las internas de su partido luego de que Mauricio Macri lo desestimara en sus declaraciones a Perfil, cuando sugirió “dejar de traer inventos como Martiniano Molina”.

 

 

Más gestión

Los festejos continuaron con la carrera de 10K Somos Quilmes y una corre/caminata de 4K desde la avenida Otamendi, que conduce al río. En la semana se inauguró la Copa Ciudad, que se desarrollará hasta el 17 de septiembre e incluye disciplinas deportivas de las cuales el fútbol se destaca con el clásico entre el QAC y Argentino de Quilmes, disputado el 17 de agosto en el estadio Centenario con equipos femeninos (4-2) además de los tradicionales masculinos (1-0). En ambos, las formaciones cerveceras le ganaron a las mates.

 

 

Casi al mismo tiempo, inauguraron la Casa de Abrigo «Taty Almeida», junto a la citada Madre de Plaza de Mayo y A la secretaria de Inclusión Social del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, Laura Alonso. La Casa funcionará en Bernal Oeste y tendrá la misión de ser un espacio temporal para aquellas mujeres con hijos en situación de vulnerabilidad.

 

 

 

 

Parábolas

“Somos muy reivindicativos de nuestra historia, de nuestro recorrido para la construcción de este Municipio, que tiene un pueblo trabajador que busca todos los días salir adelante, y trabajando unidos lo estamos logrando –destacó Mayra–. Quilmes es mi lugar en el mundo y quiero que todos lo conozcan y reconozcan porque es hermoso, y por su gente, hay mucha calidad humana”.

La referencia a la historia amerita su repaso, que deriva de la refundación de Buenos Aires en 1580, cuando Juan de Garay repartió tierras entre sus 65 acompañantes (¿debería decirse cómplices?), entre quienes estaba Pedro Quirós, a quien le tocaron estas tierras. Con el siglo que comenzaba, el Cabildo designó alcaldes para estos extensos Pagos de la Magdalena. Pronto, en 1615, el gobernador Hernandarias, de Buenos Aires, fundó la reducción de Santiago de Baradero con indígenas mbeguás y chanás de las islas del Delta.

La segunda reducción con indígenas fue constituida con los Kilmes, deportados por los españoles desde Tucumán, traídos a pie, para ablandarlos, y a quienes en ese intento de minar su rebeldía los iban dejando morir en el camino. Con quienes sobrevivieron hasta alcanzar la costa bonaerense formaron en 1666 el primer asentamiento al sur del Riachuelo.

Pocos de ellos quedaban en 1807, cuando las segundas invasiones inglesas desembarcadas en Ensenada pasaron por la zona para detenerse en la Casona de Santa Coloma, en Bernal, que se conserva como Monumento Histórico, según detallan los trabajos de Rodolfo Cabral, ex director de Museos de Quilmes y ex presidente de la Federación de Entidades Históricas de la Provincia.

 

Santa Coloma. Foto de Silvia Marmori en pueblokilmes.com

 

De esa época de invasiones gringas data la relación que tuvo un Martínez de Hoz a quien nombraron como Director de Aduana, virtual ministro de Economía, en el fuerte que tomaron, según relata Felipe Pigna. Algo dice ese episodio acerca de la posterior relación que sus descendientes tuvieron con el capital transnacionalizado y las dictaduras que permitieron la expoliación de las riquezas locales.

A la Revolución de 1810 le siguieron cambios significativos. Así aquella Reducción de la Santa Cruz de los Kilmes fue declarada extinta por decreto del Primer Triunvirato firmado el 14 de agosto de 1812. Esa es la fecha que se toma para recordar la declaración de pueblo libre con el fonema ya castellanizado.

Los descendientes de aquel Martínez de Hoz, como el José Alfredo que presidió la Sociedad Rural que financió la “campaña al desierto”, tuvieron sus cómplices en esta zona. Basta cotejar quiénes integraban la comisión directiva para hallar apellidos de alcurnia como Bullrich (antecesor de Patricia y Esteban), Seré (en cuya Mansión funcionara un centro de detención clandestino de la Fuerza Aérea) o Pereyra Iraola, que conserva su nombre en el parque que por su tamaño constituye el pulmón verde más grande de lo que hoy es Berazategui pero que hasta 1960 perteneciera a Quilmes.

A pesar de todos esos esquilmadores, el distrito ha crecido hasta colocarse entre los diez más poblados de Buenos Aires y los 20 mayores del país. Por su plaza principal, bajo la cual yace el cementerio de los Kilmes, frente a donde se erigió la catedral católica que bendijo la masacre, caminó en el año del quinto centenario de la conquista la entonces candidata al Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú Tum, acompañada por miembros de Amnistía Internacional y por la antropóloga Ana González, artífice de su candidatura y de aquella primera visita al país, junto con Adolfo Pérez Esquivel, quien la postuló ante el Comité de la península escandinava.

 

Rigoberta y Ana con Daniel Cieza, años antes de que fuera diputado provincial, en la plaza histórica de Quilmes (1992).

 

Justo tres décadas después, el único distrito con nombre de pueblos originarios está en manos de una mujer, por primera vez. La misma que hace seis años, en Jujuy, puso el cuerpo para defender el derecho a otra descendiente de originarios a decir y hacer sin quedar como rehén de gobernadores impuestos por la principal empresa explotadora del norte argentino. ¿Qué mejor parábola?

 

Mayra en Jujuy, 2016.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí