Represión y marcha atrás

Los reclamos gremiales arrecian, y la respuesta violenta también

 

Foto principal: los despidos quedaron descartados y las horas caídas no implicarán descuentos 
en los haberes. (Foto El Litoral.)

 

El monopolio ERSA tiene más del 80% del transporte de la ciudad de Corrientes. Tras enviar un número indeterminado de cartas documento de despido por el reclamo del pago de haberes adeudados, la siesta correntina se vio alterada por la violencia. Los trabajadores en asamblea cortaron la salida de los ómnibus para evitar el servicio de las unidades carneras. Se desató entonces una fuerte represión policial con gases lacrimógenos y balas de goma en varias oleadas, contra los trabajadores, familiares, vecinos de la zona y organizaciones sociales, con un saldo de muchos lastimados. Un menor, gravemente herido, fue a parar al hospital y no hay “conciliación obligatoria” que valga. Batalla campal por la defensa del trabajo. Corrientes sin bondis. Policía por todos lados, trabajadores en lucha. ¡Pensar que el secretario general de la UTA correntina es senador!

La semana pasada un grupo comando de la construcción (UOCRA) atacó con armas de fuego y cachiporras a delegados de trabajadores rebeldes en las instalaciones de Shell en Vaca Muerta. El delegado Juan Acsama tuvo que ser internado con una herida de bala en la cabeza. Cuando la policía llegó a Sierras Blancas, los patoteros ya no estaban. Juan Carlos Levi, evidente jefe del matonaje, fue detenido por el hecho y recibió una prisión preventiva de seis meses mientras se lo enjuicia por su responsabilidad en el tema. Levi mostró su poder al lado del Presidente Mauricio Macri y del gobernador Omar Gutiérrez, durante una visita de los mandatarios a yacimientos de Vaca Muerta. Siempre ha negociado con los gobiernos de turno los puestos laborales de obreros que van de trabajo en trabajo, con el régimen temporario de la libreta de desempleo de la construcción. La impunidad de los grupos parapoliciales armados está garantizada. Las fuerzas de Patricia Bullrich solo aparecen por la zona para reprimir al pueblo mapuche. Los comandos hacen ostentación obscena pero desde el poder político no ven, no oyen, no hablan. Según el bien informado periódico zonal Diariamente, de Neuquén: “Los fierros y la movilidad están a disposición de los matones, que no son ningunos loquitos, o marginales –como se dice desde el gremio— sino una maquinaria perfectamente organizada, al servicio de la disciplina impuesta por el clásico esquema verticalista” de un sindicalismo corrupto, maquiavélico y sin apoyo real entre los trabajadores.

 

CRAVERI POLICIAL. El acuerdo con los policías de la Ciudad castiga con detenciones a los delegados.

 

Harto de la prepotencia policial, Héctor Daer, co-secretario general de la CGT y jefe del sindicato de sanidad (ATSA), denunció que la policía porteña ya realizó tres operativos con detenciones de delegados y delegadas del laboratorio Craveri, quienes sostienen un acampe por el despido de trabajadores y para exigir el acatamiento a la conciliación obligatoria por parte de la patronal. Los trabajadores bancan el acampe con la solidaridad de los vecinos, que reivindican el reclamo obrero por el trabajo. No hay ninguna gesta colectiva que genere tanto apoyo de nuestra población como la resistencia a la pérdida del trabajo. En pleno retroceso del macrismo, se repiten estos episodios entre empresarios inescrupulosos y comisarios prestos a actuar “a la orden”. El gobierno ha logrado saturar el mercado con ofertas de todo tipo de represión, como sola respuesta a los problemas que generan sus políticas económicas.

La Cámara Siderúrgica (ex CIS) se niega a reconocer el porcentaje de recomposición salarial que admitieron el resto de los empresarios de la metalmecánica. Esto no es nuevo. Siempre quedan para el final de la negociación y tiran los acuerdos para abajo. Ya sucedió cuando la convertibilidad llegó y la UOM había pactado el aumento y solo faltaba la firma de la CIS. Los acuerdos se congelaron y los siderúrgicos quedaron con un básico de convenio menor al resto durante toda la década del ’90. La diferencia se saldó mediante un laudo redactado por quien años más tarde sería el Ministro de Trabajo más duradero de la historia. El “laudo Tomada” fue un testigo de la dureza para negociar que tienen los patrones siderúrgicos, tan duros como sus productos. El martes los delegados de las seccionales del Conurbano marcharon sobre el edificio en Catalinas para hacer oír sus bombos y sus cebollitas, que alteraron el murmullo del Microcentro.

 

PERIODISTAS EN LUCHA. Tras la miserable paritaria, Sipreba reclama su participación en las negociaciones.

 

Con motivo del Día del Periodista se conoció el infausto balance del gremio que los agrupa: “Más de 3.100 puestos de trabajo perdidos solo en CABA y más de 4.500 en todo el país, cercenamiento de voces críticas y aumento de la concentración mediática en grupos cada vez más poderosos que incumplen las leyes vigentes. Los empresarios aprovechan la situación crítica para precarizar periodistas bajo la figura de colaboradores y free lance. Es así que violan el Estatuto del Periodista Profesional, con la complicidad del Estado: por acción u omisión de la Secretaría de Trabajo, de la Secretaría de Medios Públicos encabezada por Hernán Lombardi, del ENaCom o de la Jefatura de Gabinete, según el caso”. Hubo 28 periodistas detenidos y otros 55 heridos por balas de goma. El sindicato de periodistas (SIPREBA) repudió además la miserable paritaria firmada por la esperpéntica UTPBA, con una pérdida de más de 25 puntos porcentuales entre mayo de 2018 y abril 2019, un 30,68% de aumento contra una inflación interanual del Indec que marcó 55,8%. Los trabajadores de Télam continúan su lucha por las reincorporaciones con cotidianos acampes en Lavalle al 1500. Los acompaña todo un pueblo.

En la ciudad más rica del país, los gremios porteños marcharon con sus reclamos hacia el Ministerio de Hacienda y la Legislatura de la Ciudad por la defensa del salario, el aumento de las asignaciones familiares y la declaración de la emergencia educativa, sanitaria y alimentaria en CABA. Los oradores expusieron las demandas del conjunto de los trabajadores de la Ciudad. Las organizaciones convocantes (AGTSyP-Subtes, UTE, ATE Capital, SiTraJu y CTEP) marcharon con gran despliegue y en unidad hacia la Legislatura porteña. El laburante tiene más necesidad de respeto que de pan. La inauguración de las tres estaciones del subte E, ya terminadas en tiempos del gobierno kirchnerista, tiene al símil gobernador Horacio Rodríguez Larreta a mal traer. Metrovías no asignó personal a las boleterías de la estación Catalinas. Las salidas del Paseo del Bajo para camiones no permiten el sobrepaso aunque hubo avisos de los riesgos de tales medidas. Ya no puede ocultar el orden trastocado de sus prioridades, que tiene baldosas y marketing por delante y a la población trabajadora y carenciada en último lugar.

 

PROTESTA CAPITAL. Las prioridades del gobierno local no sintonizan con los pobres. (foto CTA)

 

“Como es la verdad lo que nos hace libres, vamos por ella”, sostuvo Beto Pianelli, secretario general del sindicato del Subte. Hay un marco de inquietud generalizada por los análisis clínicos a 200 trabajadores tras la denuncia de que los vagones comprados por la gestión de Macri a España contienen asbesto, un producto que es cancerígeno, pero pese a ello pasó los apresurados controles aduaneros y técnicos sin problemas. Los médicos de Metrovías y la ART evaluarán los estudios de los 100 trabajadores de los talleres de Rancagua y Villa Urquiza que se sometieron a análisis en el Hospital Británico. En paralelo, el gremio, en un acuerdo con el Hospital Tornú y el Instituto (de Tisioneumonología) Vaccarezza que funciona en el Hospital Muñiz y depende de la Universidad de Buenos Aires, también realizó análisis y estudios médicos a cincuenta trabajadores del subte cuyos resultados serán evaluados en estos días. Luego de que los profesionales les hagan una primera devolución a los trabajadores analizados, le informarán al gremio si hubo casos positivos por asbestosis. “El criterio de la verdad es el testimonio que confirma y atestigua la justeza de las ideas, quita miedos y reafirma o rechaza conceptos de  la realidad objetiva”, filosofó Pianelli.

A cien años de la creación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el único organismo tripartito existente a nivel internacional, cabe evaluar la evolución de la lucha de clases. Ideado por políticos con visión estratégica para frenar el auge de los procesos revolucionarios, hoy se expresa en políticos mediocres, patronales de sesgo brutal y sindicalistas mucho más sumisos que ven cómo los abogados de las grandes trasnacionales ponen en cuestión el principio del derecho de huelga y las indemnizaciones. Si la pensamos como parámetro, tenemos que convenir que el avance de la Historia no es lineal ni la conquista de derechos sociales  acumulativa. El grado de burocratización del organismo le ha ido quitando vitalidad y a un siglo de su gestación, para los asalariados del mundo es apenas una especie de “muro de los lamentos”.

 

BUROCRACIA. La organización del trabajo ha cesado de servir a sus objetivos.

El día miércoles se desarrolló una nueva audiencia en la causa Mercedes Benz, un tramo de la megacausa Campo de Mayo. Además de María Luján Ramos, esposa de Esteban Reimer —uno de los desaparecidos—, de Marcelo Barab, ex trabajador de la fábrica, y de José Barreyro Bueno, ex delegado de la fábrica que había sido integrante del “grupo de los 9” —una comisión combativa del año ’75—, también declaró Victoria Basualdo como testigo de contexto y se refirió a la responsabilidad empresarial de los delitos de lesa humanidad. Basualdo repasó aspectos de la empresa Mercedes Benz y su relación con el nazismo, retomando datos como que Adolf Eichman trabajó en la filial argentina de la empresa. Analizó además una serie de pruebas y documentos que muestran la participación empresarial en los crímenes cometidos contra trabajadores y delegados, que incluyeron detenciones en los lugares de trabajo, provisión de recursos e información claves a las fuerzas armadas para los secuestros y la contratación en 1978 del genocida Rubén Luis Lavallén, quien encabezó la brigada de investigaciones de San Justo donde funcionó un Centro Clandestino de Detención (CCD), como responsable de seguridad de la empresa Mercedes Benz. Lavallén no solo fue el secuestrador y torturador de víctimas que trabajaban en dicha empresa y dirigió un CCD, sino que fue además el apropiador de Paula Eva Logares, primera nieta recuperada cuyos padres fueron asesinados en el marco del Plan Cóndor. Analizó también el caso en el marco del cordón industrial de la zona norte y oeste del GBA hasta el sur de Santa Fe, mostrando cómo el proceso represivo que en Mercedes Benz se cobró 20 vidas trabajadoras —la mayoría de las cuales continúan desaparecidas—, tiene que entenderse como parte de una ofensiva contra la organización sindical, la defensa de los derechos laborales y la disputa por la distribución del ingreso y por el papel de la clase trabajadora en la economía, la sociedad y la política. La alianza empresarial militar tomó a delegados y comisiones internas del cordón industrial y de distintas regiones del país como un blanco represivo para lograr esta reconfiguración económica y social. Una nutrida representación de la Intersindical de Derechos Humanos que siguió atentamente los testimonios es fiel testigo de que los problemas que hoy sufre la clase trabajadora reconocen sus orígenes en aquellos tiempos de dictaduras.

Hay momentos en que la historia está tan en el presente que el tiempo parece haberse detenido. El discurso del presidente de Brasil Jair Bolsonaro y el de su imitador criollo Miki Pichetto resuena como un eco de aquel otro que gobernó los años de plomo de la persecución sindical, durante el terrorismo de Estado. La reivindicación permanente de la represión como razón de Estado se instala cuando las decisiones políticas van en contra de los intereses de las mayorías populares.

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

2 Comentarios
  1. Luis Juan dice

    Estimado Victorio:

    Una digresión.

    En el prefacio de la segunda edición en lengua castellana (1996) del libro “La trama del neoliberalismo”. Mercado, crisis y exclusión social, donde Emir Sader y Pablo Gentili fueron los compiladores; Atilio Boron refiere:

    “…para utilizar la conocida metáfora de Antonio Gramsci, lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer… el acrecentado poder de los mercados, en realidad de los monopolios y grandes empresas que los controlan, vis a vis el estado. Esto significa que la capacidad de influencia -y en la mayoría de los casos de abierto chantaje con que cuentan tales grupos somete a los gobiernos de la región a presiones difíciles, si bien no imposibles, de neutralizar, con la consiguiente frustración de las aspiraciones de cambio de nuestras sociedades.

    …La política comercial internacional se discute en secreto al igual que el ALCA y, por otra parte, el neoliberalismo logró imponer, gracias a la invalorable ayuda de los mal llamados “organismos multilaterales de crédito”, la perversa tesis de que los bancos centrales deben ser “independientes.” Esto es, deben permanecer al margen de cualquier influencia democrática o de cualquier tipo de control popular, y estar completamente subordinados a los mercados, es decir, a los dueños del dinero. El desorbitado crecimiento del poder de los mercados y la involución democrática de los estados tuvo como consecuencia el debilitamiento de la capacidad de autodeterminación de los gobiernos y, como contrapartida, un aumento incontenible en la influencia de los lobbies empresariales en la formación de la decisión política…

    …lo cierto es que este fortalecimiento de los grandes beneficiarios de la reestructuración neoliberal en el terreno fundamental de la economía, unido al papel de los “perros guardianes” de la ortodoxia del Consenso de Washington, principalmente el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Organización Mundial del Comercio y el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, para no mencionar sino los más relevantes, le ha dado un nuevo aliento a la idea de que no hay otra alternativa que proseguir indefinidamente con las políticas económicas impuestas en las dos últimas décadas, y que cualquier tentativa de abandonar esa ruta suicida sólo puede ser para peor. Al igual que Sísifo, que se condenó al traicionar el mandato de Zeus, los gobiernos post-neoliberales podrían terminar suicidándose si traicionan el mandato popular…

    …Sin embargo, para una cabal interpretación de este itinerario declinante del neoliberalismo es preciso tener en cuenta un tercer elemento: la declinación de la ascendencia ideológica del neoliberalismo. En los ochenta y la primera mitad de los noventa su predominio era indisputable, de ahí el primado del pensamiento único y el Consenso de Washington. Además, su influencia se sentía también en la vida cotidiana, en el sentido común epocal, en la escala de valores construida a imagen y semejanza de los valores que campeaban en el mercado, con su culto al individualismo exacerbado, su fe en la “magia de los mercados” y en las virtudes de las políticas ortodoxas. Hoy en día esa constelación de valores se enfrenta a una profunda crisis. Incluso en el terreno crucial de las ideas económicas el neoliberalismo confronta con adversarios cada vez más enconados. Su fracaso en este ámbito es hoy inocultable. América Latina perdió, gracias a las políticas ortodoxas recomendadas sobre todo por el FMI, la década de los ochenta. De ahí su denominación: la “década perdida.” Hubo un momento de esperanza en el sentido de que en los noventa se recuperase la marcha. La verdad es que sólo los primeros años de esa década final del siglo aportaron algún transitorio alivio. Pero la segunda mitad volvió a descender a los niveles de la precedente, al punto tal que los parsimoniosos informes de la CEPAL hablan de una “media década perdida” y ya no ocultan la necesidad de abandonar lo antes posible una fórmula económico-política que postró a un continente riquísimo y lleno de posibilidades…

    …La quinta y última novedad ha sido la vertiginosa transformación del neoliberalismo en una doctrina y una práctica fuertemente autoritarias. A medida que avanzaba la resistencia popular a sus políticas, el neoliberalismo abandonó su talante falsamente democrático y demostró que en el fondo no era otra cosa que un proyecto autoritario que pretendía disimularse en la supuesta racionalidad y anonimato del mercado. En este proceso involutivo podemos distinguir dos etapas: una primera anterior al 11 de septiembre del 2001, en la cual el neoliberalismo, ya a la defensiva luego de los acontecimientos de Seattle, comenzó a desarrollar un discurso y una práctica orientados a la militarización de la política y a la criminalización de la protesta social. Huelga aclarar que estas directivas provenían de Washington y eran transmitidas a través de una densa red de mediaciones que las presentaba como parte de una estrategia diseñada para combatir al narcotráfico y las insurgencias guerrilleras de la región. La etapa posterior está marcada por el evento traumático del ataque a las Torres Gemelas de Nueva York y al Pentágono y comienza, para ser muy estrictos, con el anuncio de la nueva doctrina estratégica norteamericana en septiembre de 2002, en donde se afirma el principio de la “guerra preventiva” y se clausura en los hechos la posibilidad de un orden internacional plural a partir del principio de que, en palabras del presidente George W. Bush Jr., “ésta es una guerra entre el bien y el mal, y Dios no es neutral”.

  2. Nené Vidal dice

    Excelente informe. Gracias Victorio.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.