Retomando la senda

Se volvió a producir la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina

 

“Nosotros hicimos lo que nunca se tendría que haber dejado de hacer”, expresó la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, quien el 13 de octubre pasado participó de una reunión virtual junto a autoridades del Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas (INEVH) Doctor Julio Maiztegui y de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS) Malbrán, por el reinicio de la producción de la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina (FHA), discontinuada en 2018 tras el desfinanciamiento de la institución. La aprobación por parte de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) del primer lote de la vacuna, con un total de 77.710 dosis, pone al Maiztegui nuevamente en el sendero de la producción de una vacuna única en el mundo contra esa enfermedad viral.

 

El encuentro virtual por la vuelta a la producción de la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina.

 

Durante el gobierno de Cambiemos se llevó adelante un brutal ajuste en materia de salud. Debido al desfinanciamiento, en 2018 el INEVH interrumpió su producción de la vacuna contra la FHA por primera vez desde que se habilitó la planta de producción en Pergamino, provincia de Buenos Aires, en 2001. Lo que ocurría era parte de la otra fiebre amarilla que gobernaba. Lo contamos oportunamente en diversas notas de El Cohete a la Luna. Dimos cuenta de la problemática el 24 de marzo, el 7 de abril y el 30 de junio de 2019, del reclamo de los trabajadores, de las desmentidas ante las falsedad de Cambiemos y de las promesas incumplidas. El 21 de julio de ese año también nos referimos a la importancia de la tarea desarrollada en el Instituto Maiztegui a través de la palabra de funcionarios de las carteras de salud de distintas provincias.

 

El reclamo de trabajadoras y trabajadores del Instituto Maiztegui fue desoído por Cambiemos.

 

“Nunca se debería haber interrumpido la producción de una vacuna huérfana, una vacuna que da respuesta a una enfermedad argentina con el trayecto que yo vi recorrer desde que estaba en el programa de vacunas”, señaló la ministra de Salud, quien además, destacó: “La sinergia que se generó entre cada uno de los actores, la producción pública, el Instituto ANLIS Malbrán, el apoyo y la confianza que genera el acompañamiento de la ANMAT, y el acompañamiento del Ministerio de Salud para que hoy, después de años de desinversión, podamos tener de nuevo la vacuna lista para distribuir y para seguir dando respuesta al control de la fiebre hemorrágica en la Argentina”.

La Fiebre Hemorrágica Argentina es una zoonosis transmitida por un roedor, por lo cual no es erradicable mientras el transmisor persista en la naturaleza. El objetivo máximo al que puede aspirarse es a controlarla, mediante la vacunación y una vigilancia epidemiológica eficaz. La interrupción de la producción de vacunas que Cambiemos provocó con el desfinanciamiento al Instituto Maiztegui puso en peligro de propagación a la FHA. Por tal motivo, y con el objetivo y compromiso de volver a poner en marcha la producción de la vacuna, el gobierno nacional impulsó el plan de reactivación de la planta productora con una inversión estimada de 47.575.000 pesos en equipamiento y servicios para remodelar las instalaciones. También, en 2021 se asignó al INEVH la suma de 75.718.250 pesos para compra de equipos específicos: sistema de producción de agua purificada (calidad farmacéutica), validador térmico y estufas para la producción de vacunas; además de equipamientos de laboratorio, mobiliario y mantenimiento.

“La vi y los vi sufrir por el desfinanciamiento y por lo que pasó en el Instituto, que tuvo un impacto real en la salud pública y fue una amenaza grande. Y también los vi y las vi, y las veo, trabajar con entusiasmo para refundar el Instituto”, les expresó Vizzotti a les trabajadores del Maiztegui que estuvieron resistiendo todo lo que pudieron durante la gestión de Cambiemos.

“Creo que lo que ocurrió con el gobierno anterior fue una más de esas desinversiones. En este caso se llegó al extremo de no poder producir la vacuna con lo cual fue grave, porque además la gente del Instituto no podía realizar las funciones para las que el Instituto se había creado”, considera Mercedes, hija del doctor Julio Maiztegui, en diálogo con El Cohete a la Luna. Recuerda las dificultades que su padre tuvo para conseguir recursos para desarrollar sus investigaciones en otras épocas, y remarca: “Así como las personas tienen diferentes ideologías y prioridades, lo mismo ocurre con los gobiernos. En este caso se contrasta con claridad la diferencia de prioridad en salud pública de un gobierno y del otro”.

 

Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas (INEVH) Doctor Julio Maiztegui.

 

Mercedes Maiztegui fue la vocera en defensa de les trabajadores en tiempos de ajuste y desfinanciamiento de Cambiemos. “Celebro que se haya cumplido la promesa que hizo el gobierno actual cuando asumió la nueva dirección del INEVH”, destaca. “La inversión, que tiene que ver con la decisión política del gobierno, empujada por la decisión de invertir en la salud pública, le permitió a la gente del Instituto Maiztegui –con lo valiosa que es– volver a trabajar con todo su potencial conocimiento”.

“Volver a retomar la vacuna Candid #1 para FHA ante el proceso de desinversión y desfinanciamiento que por el año 2018 llevó a tener que dejar de producir, fue un compromiso que asumimos con clara decisión del gobierno nacional de desarrollar políticas sanitarias a través del Ministerio de Salud de la Nación y de ANLIS Malbrán, al cual pertenecemos como Instituto. Hoy podemos decir que la planta está operativa y que ya tenemos la aprobación del ANMAT del primer lote de vacunas para la comunidad”, expresa la directora del INEVH, María de los Ángeles Conti, consultada por El Cohete. También destaca el compromiso y profesionalismo del personal del Instituto Maiztegui, “que en medio de una pandemia que nos modificó paradigmas de vida y de trabajo, no dudó un minuto en avanzar en todos los procesos para la adquisición de los equipamientos. Pusimos en valor la planta de agua de calidad farmacéutica, teniendo lamentablemente que dar de baja un equipo fundamental ante la imposibilidad de quitar su contaminación, a pesar de las múltiples sanitizaciones”.

La directora del Instituto Maiztegui enumera que “se realizaron reformas edilicias a fin de cumplimentar lo determinado por el ANMAT como autoridad de control e incorporamos recursos humanos capacitados necesarios para lo que hoy es una realidad: tener la aprobación de las primeras dosis de la vacuna contra la FHA”. Conti señala que “la vacuna Candid #1 para Fiebre Hemorrágica Argentina es una vacuna huérfana; el único lugar en el mundo en el que se produce es en el Instituto Maiztegui. Volvimos a retomar una senda histórica que nunca se debió dejar de transitar. La FHA cobró muchas vidas allá por la década del ’60 y la vacuna previene la enfermedad. Está en el calendario de inmunizaciones desde el año 2007 y es responsabilidad del Estado garantizar la misma. Ese fue nuestro compromiso de gestión, y este es, sin dudas, el camino”.

 

“Nunca se debería haber interrumpido la producción”, sostuvo la ministra Carla Vizzotti.

 

El plasma de convaleciente es un único tratamiento para la FHA que logró descender la letalidad del 30 al 1%. Pero la cantidad de donantes disminuyó a través de los años y el desfinanciamiento y la desinversión de los años en los que gobernó Cambiemos impactaron en las campañas de concientización sobre su importancia.

Por lo tanto, la medida de prevención más efectiva sigue siendo la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina producida por el INEVH Doctor Julio Maiztegui. Si bien en la región existen enfermedades de características similares, ningún otro país ha elaborado vacunas para combatirlas, por lo que se trata de una producción única en el mundo. De ahí su importancia y lo fundamental que sea nuevamente producida por el Instituto gracias a la inversión realizada por el gobierno de Alberto Fernández.

“Para un analfabeto todos los libros son iguales”, suele responder Alejandro Dolina a quienes sostienen que todos los gobiernos son lo mismo. Este tipo de noticias, a las que acceden los lectores de El Cohete –vacunados contra la desinformación que circula a diario–, permiten percibir la diferencia entre unos y otros.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí