Tantas veces nos mataron

El 7 de julio, día del abogado laboralista, asume una inquietante actualidad

 

Entre el 6 y el 13 de julio de 1977, grupos de tareas de la dictadura cívico-militar secuestraron en la ciudad de Mar del Plata a seis abogados laboralistas: Norberto Centeno, Salvador Manuel Arestin, Raul Hugo Alaiz, Camilo Ricci, Carlos A. Bozzi y Tomás J. Fresneda. A ellos se agregaría José Candeloro, quien fue secuestrado en Neuquén y trasladado a Mar del Plata.

Es el luctuoso evento que se conoce como “La Noche de las Corbatas”.

Solo Bossi y Ricci sobrevivieron. Arestin, Alaiz, Fresneda y Candeloro permanecen desaparecidos. Centeno, que había sido el autor de la Ley de Contrato de Trabajo, fue asesinado y su cuerpo hallado en un camino con evidentes signos de tortura. En 1960, durante la presidencia de Arturo Frondizi, fue detenido por el gobierno aplicando el Plan Conintes de movilización militar de la población, debido a su apoyo a las huelgas declaradas por los sindicatos. También había sido detenido ilegalmente en 1969.

Tenían diferentes pertenencias políticas. El denominador común de todos ellos era ser abogados laboralistas, defensores de trabajadores y, alguno, de sindicatos. Y por esa razón fueron víctimas del terrorismo de Estado. Es la más clara demostración del carácter cívico-militar que tuvo la dictadura que asoló a nuestro país entre 1976 y 1983, y de la complicidad empresarial. Sus secuestros se produjeron por interés de las empresas.

Ellos no tenían participación en la lucha armada, defendían a trabajadores y sus sindicatos, y los representaban en los juicios laborales y conflictos. Tal como Carlos Moreno, que poco tiempo después fue secuestrado y asesinado por representar a trabajadores defendiendo sus derechos frente a la empresa Loma Negra.

En homenaje a ellos, y a todos los abogados que fueron asesinados por luchar por la democracia y la República, presenté un proyecto que se convirtió en la Ley 27.115 (BO 28/01/15) por la cual se instituyó el día 7 de Julio como el Día del Abogado Laboralista.

Miles de abogadas y abogados dedican su vida diariamente a la defensa de los trabajadores y trabajadoras a quienes, cabe resaltar, la Constitución Nacional ordena dar el tratamiento de sujetos de preferente tutela. Al obtener que un trabajador vea respetado sus derechos laborales, cada uno de ellos logra que sea respetada la dignidad del trabajador y que se cumpla el mandato constitucional. Aún así hay quien los califica de “mafiosos”.

En tanto, durante la dictadura cívico-militar el grupo Macri crecía exponencialmente, pasando de ser titular de 7 empresas en 1976 a 47 empresas al finalizar la dictadura en 1983, período además en el que licuó su deuda de cientos de millones de dólares pasándosela al Estado. Todos los argentinos pagamos la deuda del grupo económico del hoy Presidente de la Nación.

La dictadura, además de la vida, cercenó la obra de Norberto Centeno. A menos de un mes del golpe del 24 de marzo de 1976, derogó 27 artículos y modificó en perjuicio de los trabajadores otros 99 de los 302 que componían la Ley de Contrato de Trabajo. Fue una “reforma laboral” que tuvo el mismo sentido que la que hoy propugna el gobierno de Macri: quita de derecho a los trabajadores y transferencia a favor de las grandes corporaciones.

Pasaron 42 años desde aquel 7 de julio. Nuestro homenaje a aquellos laboralistas. Nuestro repudio a quienes hoy, con otras formas, quieren denostarlos.

 

* Abogado Laboralista, Presidente de F.U.E.N.T.E.S.

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí