Tortazos

 

En 1930 Gardel grabó una milonga de su socio oriental, José Razzano, y de Enrique Pedro Maroni, cuyo título toma prestado esta nota. Es un catálogo de resentimiento masculino hacia una mujer que pretende reescribir su biografía, posando de lo que no es. Vos sos la Ñata Pancracia, vendedora de empanadas en el barrio de Pompeya, le dice en la cara a la Señora que se pasea en auto convertible con tapado de piel, antes de aconsejarle que se acuerde de Ramona y le abone la pensión.

 

 

 

 

 

 

Los tortazos masculinos fueron habituales en el cine y la propia mujer los recibía como demostración de amor. Algunos alcanzaron celebridad, como el que Glenn Ford le encajó a Rita Hayworth en Gilda, o el intrascendente Luigi Giuliani a Sofía Loren, en un episodio de Bocaccio 70. Como dice el refrán: “Porque te quiero, te aporreo”.

En estos tiempos tan distintos, de telefonito en vez de cigarrillo, otra señora que posa de lo que no es amenaza con romperle la cara a un hombre, que no termina de entender e intenta abrazarla. Esto ocurrió el 24 de octubre, entre la presidenta del PRO, Patricia Bullrich [Luro Pueyrredón], y el jefe de gabinete de ministros del gobierno del mismo partido en la Capital Federal, Felipe Miguel.

—No me crucés más por la tele porque la próxima te rompo la cara, conmigo no se jode, te lo aviso— fue el improperio.

 

 

 

 

 

 

 

 

Quién grita más fuerte

La amenaza remite a un episodio ocurrido dos meses antes. La ex ministra de Seguridad cuestionó el levantamiento de las vallas que el gobierno de la Capital Federal había colocado frente al domicilio de CFK, en Juncal y Uruguay, al que se movilizaba la militancia. “Yo grito y le digo a Horacio, si vas a poner un operativo, bancalo. Tenemos que mostrar que somos capaces de manejar el poder y que no nos corre ninguna Cristina de la esquina de su casa”, dijo Bullrich el 29 de agosto durante una caminata por el Conurbano.

 

Por la noche, el jefe administrativo del gobierno porteño de Horacio Rodríguez Larreta le respondió:

—Son declaraciones de una enorme irresponsabilidad, claramente funcionales al kirchnerismo, porque la Argentina necesita que la oposición esté unida.

Maurizio Macrì creyó que el conflicto le asignaba el rol de primus inter pares y convocó a Bullrich, Rodríguez Larreta y a otros integrantes de la conducción PROcaz a un desayuno de mediación, pero ambos le cerraron la puerta en la cara. “Nadie me va a disciplinar”, graznó ella. “No hay un líder sino una mesa de conducción”, rebajó él.

El eje de la discrepancia es la posición de cada uno de estos precandidatos presidenciales hacia el peronismo, en su actual configuración kirchnerista. Es decir, aquello que desvela al establishment político y económico desde hace más de una década: qué hacer con Cristina o, mejor dicho, cómo deshacerse de ella, tanto como integrante del gobierno cuanto de la hipotética próxima oposición. No lo consiguió por medios políticos, los resultados son incompletos a través del sistema penal y el 1° de septiembre se produjo el intento de asesinarla. Como si la victoria electoral de Lula en Brasil hubiera tocado un nervio sensible, una seguidilla de decisiones de los tribunales redoblaron el hostigamiento contra ella:

  1. El 31 de octubre los camaristas federales Mariano Llorens, Pablo Bertuzzi y Leopoldo Bruglia apuraron a la jueza María Eugenia Capuchetti para que elevara a juicio a Sabag Montiel, Brenda Uliarte y Nicolás Gabriel Carrizo, cuando apenas pasaron dos meses del atentado y le ordenaron investigar el rol de la custodia de Cristina, no de los contactos políticos y económicos de los criminales.
  2. Al día siguiente, los mismos jueces dispusieron la libertad de los revolufederales Jonathan Morel, Leonardo Sosa, Gastón Guerra y Sabrina Basile, alegando que no había conexión entre sus actos violentos y el atentado contra la Vicepresidenta ni riesgo de que entorpecieran la investigación. Pese a ello, el juez Marcelo Martínez de Giorgi, quien está investigando el nexo con los hermanos Caputo, los procesó por haber agitado en la sociedad “un clima de violencia cuyo acto de mayor gravedad institucional resultó ser el intento de magnicidio de la vicepresidenta”. Tampoco se puede afirmar “que el plan delictivo haya finalizado, ni descartar que se vuelva a intentar”, dado que el objetivo del grupo “es infundir temor a futuro y alarma en las víctimas y en su entorno”, escribió.
  3. El procurador fiscal Eduardo Casal, desde hace cinco años a cargo en forma interina de la Procuración General de la Nación, pidió a la Corte Suprema que anulara el sobreseimiento de Cristina y de Axel Kicillof en la causa del dólar futuro.
  4. El juez federal Julián Ercolini rechazó el pedido del empresario Armando Losón de que se anulara la prueba utilizada en su contra en la causa de los Cuadernos Fénix, pese al peritaje de la Policía Federal y al testimonio de su jefe de la División Scopometría, comisario Alejandro Centofanti, de que los cuadernos en que se menciona al presidente de la empresa Albanesi fueron escritos de corrido, como al dictado, están plagados de adulteraciones y muestran la escritura de cuatro manos distintas.
  5. A pedido del fiscal Eduardo Taiano, los peritos de la Corte Suprema de Justicia investigarán el patrimonio de Máximo Kirchner.
  6. El 8 de noviembre, la sala I de la Cámara Federal de Casación Penal (Diego Barroetaveña, Daniel Petrone, declarado amigo íntimo de Germán Garavano, y Ana María Figueroa) realizará una audiencia preliminar antes de decidir si confirma el sobreseimiento de Cristina en la causa por el memorándum con Irán.
  7. Al día siguiente, la misma sala repetirá el procedimiento en la causa en la que Cristina y sus hijos fueron sobreseídos por los cargos de lavado de dinero en las causas Los Sauces y Hotesur.
  8. El TOF Liverpool dispuso que el 14 de noviembre el fiscal Diego Luciani amplíe los cargos en la causa Vialidad.

Tiende a repetirse así la agresión del ex juez Glock, que en una sola jornada indagó a la Vicepresidenta en ocho expedientes. Como de costumbre, sincronizado con el calendario político-electoral.

 

 

 

De los glúteos al choripán

Al mismo tiempo, la querella de Cristina contra Gerardo Milman pidió que se investigue al ex secretario de Seguridad y a sus asistentes, las hermanas Carolina y Daniela Gómez Mónaco, a quienes denunció por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero. Milman estaba con Carolina, la ex miss Argentina, cuando un ex diputado santafesino lo oyó decir, dos días antes del atentado, en un bar frente al Congreso: “Cuando la maten estoy camino a la Costa”. En agosto había presentado un proyecto de resolución en el que anticipaba que se produciría un falso atentado contra la Vicepresidenta. Las Gómez Mónaco son hijas y nietas de policías, pero ese es el único antecedente por el que Bullrich y Milman las designaron en la Dirección de Inteligencia Criminal, Carolina a cargo de la Escuela y Daniela de la administración de los fondos reservados. Los abogados Marcos Aldazábal y José Manuel Ubeira afirman que usaron esos fondos reservados para crear Luxa Estética, en sociedad con Fernando Daga (remember Suburra, la serie sobre la mafia romana) y el centro de fitness y danza Top Studio Obelisco, donde Carolina está asociada con la influencer María Mroue, que se identifica como MarialeTop. Este es el eslabón que más interesa a la querella, porque Mroue es la panelista de Crónica TV que invitó a Brenda Uliarte, cuando aún simulaba ser una vendedora de copitos que aborrecía los planes sociales. El perfil de MarialeTop es bien curioso; incluye tanto consejos para tonificar los glúteos como interpelaciones a Cristina (cuya voz imita) y Alberto, por la cuarentena.

 

@marialetop

Quien quiere tener cola de influencer??? #influencer #tiktok #tiktokchallenge #sentadillaschallenge #fitchallenge #parati #paravos #paratípage

♬ original sound – La chica del microfonito

@marialetop

Hoy hay lluvia… donde están los choripaneros?? #cristina #parati #foryou #followme #followforfollow

♬ Original Sound – Unknown

 

@marialetop

Seguimos en cuarentena muchachos… #cuarenten #quarentine #parati #fyp #foryourpage

♬ sonido original – Connie Ballarini

 

 

 

 

 

Maquillar la realidad

La filtración del video de Bullrich con el compañero Miguel llegó cuando la Trompifai Amarilla estaba en pleno operativo de ocultamiento de sus vínculos con el submundo que salió a la luz con el magnicidio frustrado. La difusión de la amenaza es un punto a favor de Rodríguez Larreta en la competencia despiadada que los enfrenta.

—Tenés la experiencia de haber estado en Montoneros muy jovencita…— le dijo Jorge Fontevecchia en Perfil.

En la JP— lo corrige la ex, como ya había hecho otra vez con Mirtha Legrand, segura de que ninguno de sus nuevos aliados recordará los abundantes testimonios que afirman lo contrario, incluyendo las operaciones armadas en las que participó con su cuñado, Rodolfo Galimberti.

La falsificación de la realidad queda así completa. Cristina y Kirchner se quedaron en 1974 con Perón, el Presidente electo por el voto popular, pese a lo cual el kirchnerismo es presentado como la continuación de la guerrilla por otros medios y se dedican los peores epítetos a La Cámpora, cuyos integrantes eran bebés o nacieron cuando aquellos fragores ya se habían extinguido. En cambio, al azote republicano se le ha perdido su pasado y a nadie le importa quién lo tiene.

 

 

La reaparición

Pero el viernes 4 la Vicepresidenta hizo una reaparición espectacular en el plenario de delegados de un sindicato emblemático de aquel peronismo, la Unión Obrera Metalúrgica, rodeada por jóvenes trabajadores inmunes a los operativos de deslegitimación que buscan cortar ese nexo intergeneracional con un tiempo que fue mejor. Volverá a hablar dentro de once días, cuando se cumplan 50 años del regreso de Perón del exilio y cuando haya pasado la nueva andanada judicial que, como dijo en la UOM, la quiere de acusada y no como víctima.

Contra lo que muchos esperaban, no criticó al gobierno de Alberto Fernández, más allá de una referencia a “lo que yo cuestiono en materia de gestión, pero no voy a seguir porque ya lo he dicho muchas veces”. En cambio, explicó por qué debió ungirlo como candidato para impedir la continuidad del macrismo, en un escenario en el que tanto la conducción de la CGT como los mayores movimientos sociales se acomodaban a esa perspectiva, con Lula preso en Brasil y Rafael Correa exiliado de Ecuador. “No estaba muy acompañada”, evocó. Con todas las letras dijo que no se arrepentía de aquella opción. Cuando el intendente de Pilar, Federico Achával, dijo que para los trabajadores el futuro es con Cristina, y el secretario general de la UOM, Abel Furlán, agregó que no quería pedirle nada sino agradecerle, la asistencia coreó: “Cristina Presidenta”. Entre los presentes llamaron la atención el ubicuo Juan Horacio Zabaleta y el predecesor de Furlán en la UOM, Antonio Caló, quien fue desplazado de la conducción por su débil actitud ante las paritarias. Cuando Cristina lo nombró, los delegados lo abuchearon, aunque la Vicepresidenta les pidió que no lo hicieran. Luego Caló aplaudió el discurso y al salir del acto ofreció una asombrosa definición. Dijo que los asistentes eran trabajadores de 30 y 40 años y que si ellos planteaban la candidatura de Cristina, así sería. Entre ellos estaba Aníbal Rucci, a quien Cristina había recibido diez días atrás en el Senado.  Al día siguiente, hasta la intendenta de Moreno, Mariel Fernández, aplaudió en Mar del Plata cuando los congresales justicialistas cantaron el Cristina Presidenta.

 

 

 

Furlán se identificó como peronista y negó que su elección en la UOM haya expresado una interna del FdT, pero se asumió kirchnerista porque “Néstor y Cristina fueron los que mejor interpretaron el peronismo de Perón y de Evita, los que mejor interpretaron la justicia social, la independencia económica y la soberanía política”.

El Presidente Fernández no se privó de contrapuntear con su propia aparición pública, junto al líder boliviano Evo Morales, así como la semana pasada viajó a San Pablo para abrazarse a Lula. Cristina respeta esas actividades. “Se ganó ese derecho, al jugarse por ambos en los momentos más difíciles”, se le escuchó decir en el Senado un día antes del acto en Pilar. Otra cosa es que pretenda instalar una candidatura a la reelección, con el Movimiento eGuita colgado de sus faldones. CFK no perdió tiempo en tal tema. Tampoco con la discusión acerca de la supresión de las PASO, aunque Sergio Massa insiste en que tiene los votos suficientes para legislarla. CFK cree en el apotegma aristotélico-frigeri-peronista: “La única verdad es la realidad”.

Los eGuiteros acaban de incorporar a la jefatura de gabinete como asesor al politólogo Juan Manuel Abal Medina, con la misión de un retoque gatopardista que preserve las PASO haciéndolas optativas para los ciudadanos y acortando la distancia con las generales. Sin PASO, esa agrupación está condenada a la irrelevancia, lo cual no supone automáticamente su contrario. El jefe directo de Abal, Fernando Navarro, está organizando en la Casa Rosada encuentros con dirigentes peronistas del interior bonaerense de los que también participa Victoria Tolosa Paz y, a veces, Juan Manzur. El Presidente imagina que el jefe de gabinete y la ministra podrían formar su fórmula muletto para 2023. En algunos casos las reuniones se prolongan en la Cancillería. El propósito es rearmar el peronismo provincial, aislando a La Cámpora y reincorporando al otro hombre de Chivilcoy, Florencio Randazzo, quien fue la pieza clave de la operación de los eGuiteros para impedir la victoria de CFK en las elecciones legislativas de 2017, una obsesión que no cesa. “Alberto no es tonto”, informa Navarro. Alberto no.

Una de las consecuencias de estos encuentros fue la firma el viernes 4 del decreto 729 por el que se creó el Instituto Nacional de la Agricultura Familiar, Campesina e Indígena, como organismo descentralizado de la Jefatura de Gabinete, con autarquía económica y financiera, personería jurídica propia y capacidad de actuar en el ámbito del derecho público y privado. De este modo el gobierno cumple con una promesa al pope eGuitero, Emilio Pérsico. Papá Noel incrementará así los recursos con que se propone desafiar al intendente de la Matanza, Fernando Espinoza, y al ex intendente de San Martín, Gabriel Katopodis, entre otros.

Abel Furlán, cuyo suegro, dirigente sindical de la construcción, fue detenido-desaparecido por la dictadura, resistió desde su banca de diputado nacional entre 2015 y 2019 las presiones para alejarse de las políticas de Cristina, y el año pasado apoyó la elección de Máximo Kirchner para encabezar el justicialismo bonaerense, que ayer presidió su Congreso en Mar del Plata.

Un video casero muestra un almuerzo durante un Congreso de Delegados de la UOM de abril de 2019, muchos de ellos con sus ropas de trabajo. Allí se hizo un simulacro para la elección presidencial de ese año. Furlán lee los resultados, y se registra la reacción de los presentes.

  • Del Caño 2
  • Pichetto 2
  • Urtubey 4
  • Massa 5
  • Macrì 7
  • Scioli 31
  • Lavagna 5
  • Cristina 280

Salvo los tibios aplausos para Scioli y la ovación para Cristina, el resto de los nombres es recibido con abucheos e insultos. Alberto no figura porque Cristina recién lo ungió al mes siguiente. Hasta entonces no asomaba en el horizonte gremial.

 

 

 

 

 

Hoy, en cambio, algunos sectores de la conducción cegetista intentan apuntalar al Presidente como reparo contra el kirchnerismo. Coinciden en esto con la mesa chica de la CGT, aunque, sin fervor, sus actitudes se parecen a un sálvese quien pueda.

 

 

 

 

Lo que tenga que hacer

El acto de Pilar y los cantos del público, que no era de la Cámpora sino de la UOM, la gorra con sus iniciales que lució Lula la noche de la victoria y las declaraciones de dirigentes y militantes parecerían indicar que CFK decidió presentarse como candidata a la presidencia. Pero su hijo Máximo Kirchner acaba de decir que no creía que fuera a serlo. Quienes la frecuentan afirman que su decisión dependerá de la situación económica, a la que se refirió el viernes en términos inequívocos. Por un lado, señaló la brecha de 15 puntos entre el crecimiento de la productividad de los trabajadores y el salario que la remunera y explicó que a esa renta extraordinaria se debe la pérdida de participación laboral en el ingreso. (Furlán había dicho que con Cristina, un metalúrgico ganaba 2.400 dólares mensuales y que hoy no llega a 1.000.) Por otro, reiteró que sólo una suma fija podría recuperar el poder adquisitivo del salario, algo a lo que la CGT y el Presidente se oponen. CFK se cuidó de aclarar que no hay contradicción con las paritarias, que los gobiernos kirchneristas reimplantaron luego de una sequía de tres lustros.

La incidencia de la economía, y más específicamente de la inflación, en las decisiones de voto, no es un fenómeno sólo local. Pasado mañana, serán las elecciones de medio término en Estados Unidos, en las que se decidirá el control de ambas cámaras del Congreso. El diario New York Times publicó el viernes una doble encuesta, propia y del Siena College, que muestra cómo se modificaron las preocupaciones del electorado entre julio y octubre. La economía, la inflación y el costo de vida incrementaron su incidencia, mientras el estado de la democracia, el aborto y el uso de armas por la policía disminuyeron.

 

 

El remate del mensaje de Cristina a los obreros metalúrgicos de que hará lo que tenga que hacer para que el pueblo recupere la ilusión, la fuerza y la alegría, no resuelve el enigma. El encomio al Ministro de Economía Sergio Tomás Massa por su esfuerzo (¿cuándo duerme?, pregunta Cristina a quienes lo conocen mejor) tiene que ver con ese condicionamiento. Ella está segura de que si la inflación no afloja, ningún candidato del FdT tendrá chances en 2023.

 

 

 

Hacer la diferencia

La inflación y el aumento de los precios están en el centro del debate entre el kirchnerismo y el capital más concentrado. El miércoles, el abogado especialista en descomer trabajadores que preside la UIA y la Coordinadora de industrias de Productos Alimenticios (COPAL), preguntó “cómo congelo el precio de un producto con los costos que suben entre un 7% a 8% mensual”. Un estudio del Centro de Economía Política (CEPA) contrastó esa afirmación de Daniel Funes de Rioja con los datos de lo que va de este año, entre enero y septiembre de 2022:

 

  • Dólar oficial: tuvo una suba del 41,02%
  • CCL: tuvo una suba del 52,9%
  • Tarifas: tuvieron una suba del 48%
  • Naftas: tuvieron una suba del 52,8%
  • Salarios: tuvieron una suba general del 61,2%
  • Pero los precios crecieron el 66,2%

 

Variación de indicadores seleccionados. Año 2022

 

 

 

En consecuencia, las brechas con la inflación alcanzan:

  • Dólar oficial: 15,2%
  • CCL: 15,0%
  • Tarifas: 10,8%
  • Naftas: 12,4%
  • Salarios: 3,0%

El sector empresarial suele indicar que el problema entonces son las expectativas relacionadas con la evolución de la macro. De hecho, la remarcación sensible que se produjo en julio de 2022 se “explicaba” por la cobertura en CCL:

 

Sin embargo, cuando la brecha se redujo sustancialmente en agosto, septiembre y octubre, los precios continuaron en ascenso sin inmutarse por la mejora de “expectativas”.

 

Brecha entre dólar oficial y CCL e IPC de alimentos- Enero a octubre 2022

 

Desde la ortodoxia económica, sigue CEPA, se suele mencionar la emisión monetaria como razón inflacionaria. Si se observa el siguiente gráfico se percibe la diferencia entre la evolución de la inflación y el M2.

 

M2 (monedas, billetes y depósitos a la vista) e inflación, enero – septiembre 2022, %

 

 

Para afinar el análisis, el estudio del Centro que dirigen Hernán Letcher y Julia Strada puso la atención en los precios de productos de consumo masivo, producidos en mercados de alta concentración y los volcó en sendos gráficos.

Entre enero y septiembre aumentaron:

  • Azúcar: 96,3%
  • Detergente: 119,5%
  • Dulce de leche: 82,3%

Entre enero y octubre:

  • Coca Cola grande, 130,2%
  • Tallarín Luchetti: 177,6%
  • Lavandina Ayudín: 182,9%

 

Precio del azúcar y la inflación, enero – septiembre 2022, porcentajes

 

Precio del detergente e inflación, enero – septiembre 2022, porcentajes

 

Precio del dulce de leche e inflación, enero – septiembre 2022, porcentajes

 

 

Precio de la Coca Cola de 2,25 litros e inflación, enero – octubre 2022, porcentajes

 

Precio de tallarín Lucchetti 500 gr. e inflación, enero – octubre 2022, porcentajes

Precio de lavandina Ayudín e inflación, enero – octubre 2022, porcentajes

 

 

Como en trabajos anteriores, CEPA cruzó estos datos con el índice Herfindahl-Hirschman, que mide el grado de concentración en los mercados. Según el departamento de Justicia de Estados Unidos, un IHH entre 1.000 y 1.500 puntos refleja una concentración de mercado moderada, por encima de 2.500 puntos es excesiva.

La regla indica que, si el índice es igual a 5.000, existe duopolio y si el IHH es 10.000 se está en presencia de un monopolio. Pero en términos prácticos la realidad es más grave, ya que las firmas pueden coludir para actuar como un monopolio de facto e imponer un mismo patrón de precios sobre las otras firmas del mercado. El siguiente cuadro muestra el porcentaje que acapara la principal empresa líder por categoría por índice de concentración dentro del rubro. Expone de manera contundente la concentración estructural de una parte esencial del mercado interno argentino:

 

Esto explica los 15 puntos de diferencia entre la productividad del trabajo y el salario, que Cristina mencionó el viernes y la caída de la participación del salario en el ingreso y señala un programa de acción, como explicita Guillermo Wierzba en su nota de hoy.

Cristina lo planteó para el conjunto del sector privado. Otro trabajo de CEPA se concentra en la industria, donde la brecha es aún mayor.

 

Fue el mensaje justo, en el lugar adecuado.

 

La música que escuché mientras escribía

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí