Una marca en la pared

La celebración del cumpleaños de Mariano Witis

 

No hace mucho, los integrantes de la Secretaría de Derechos Humanos de Suteba-San Isidro hicieron una propuesta. Querían restaurar un mural del año 2010 ubicado en el Polivalente de Arte. El mural era una herramienta pensada para mostrar y trabajar sobre las marcas urbanas que podían hablar de violencia institucional. Hablamos, entonces, con el artista Juan Cruz Coquini Rodríguez.

—No, restaurar no —dijo—: ese mural cumplió su ciclo.

Y dijo:

—Hay que hacer uno nuevo.

El trabajo concluyó, sin buscarlo, el 11 de mayo, cuando Mariano (Witis) debía cumplir 42 años.

 

El primer boceto creció, se desarrolló y evolucionó a través de las reuniones.

 

Primer boceto.

 

La discusión se hizo con el grupo de trabajo en Suteba, pero también en charlas con Fernando, con los Witis. Como diría Zaffaroni, era una fiel representación del Estado gendarme. Violento, represivo, que vulnera derechos, libertades y garantías, pilares de la democracia. Sin respeto al Estado de derecho no hay seguridad posible, todos somos sospechosos, todos estamos en peligro, en esta democracia llamada de baja intensidad.

 

Segundo boceto

 

El mural se hizo durante tres sábados y varios días de semana. Un trabajo intenso de Juan y Fernando y la participación de Marcela Bodani de Suteba, que con su cámara registró los avances. Los días sábados hubo una radio abierta con la conducción y locución de Martín, secretario de derechos humanos de Suteba y la producción de Gabriela, del mismo gremio y de otras manos que se sumaron a la pintada. Hubo un texto leído cada sábado por un joven distinto. El texto era Los Nadies, de Eduardo Galeano.

 

Paula Litvachky y Raquel Witis durante la mesa de violencia institucional.

 

Participaron músicos y jóvenes que leyeron textos y poesías para denunciar la violencia institucional, definida de manera tal que permitía pensar en políticas públicas para minimizarla, porque para erradicarla falta mucho. Sobre todo, en este gobierno que ha felicitado y ascendido a quien dispara por la espalda; que ha habilitado el uso de las pistolas Taser que usadas indiscriminadamente pueden provocar la muerte. ¿Quién garantizará que sean respetados los límites establecidos si ni siquiera los respetan cuando usan arma de fuego o gas pimienta o gases lacrimógenos?

El sábado 27 charlamos con Paula Litvachky. Ella trazó un panorama sobre el presente. Y habló de la necesidad de nombrar esas prácticas tan naturalizadas en la población como el hostigamiento, el verdugueo, las detenciones arbitrarias, el maltrato. La necesidad de registrarlas para identificar qué Fuerza las utiliza con mayor frecuencia, para saber qué pasa en nuestro territorio y cómo abordamos el tema con nuestros alumnos y nuestros jóvenes.

Organizarse, reunirse con los vecinos, las organizaciones de derechos humanos, las organizaciones políticas y sociales. Pensar juntos la manera de mostrar y contar sobre la violencia institucional. Intervenir si vemos un abuso o maltrato policial. Boicotear, no mirar, no comprar, los medios que alimentan el odio y la fragmentación o que descalifican a aquel que reclama y exige por sus derechos.

La inauguración fue emotiva, alegre, con danza y canto. Estuvieron Taty Almeida de Madres de Plaza de Mayo Linea Fundadora y en representación de la mesa de organismos. También compañeros del CELS, de Memoria Abierta, de la Comisión Provincial por la Memoria, la Campaña Contra la Violencia Institucional y varios concejales del distrito, docentes, jóvenes de La Cámpora y Nuevo Encuentro. Amigas y amigos.

Por primera vez desde ese septiembre del año 2000 que nos arrebataron a Mariano cantamos el feliz cumpleaños, a pedido de Taty. Lo cantamos a voz en cuello y seguro llegó a su destinatario. Esta particularidad tienen los encuentros por Mariano: vibra en el aire la emoción, el amor, el abrazo que nos permite seguir en la lucha colectiva por memoria y en defensa de la vida.

Es imprescindible recurrir al arte, en cualquiera de sus expresiones, porque el arte nos cuenta, nos canta, nos muestra, la historia de los pueblos, sus dolores, sus alegrías, sus luchas, sus resistencias, sus conquistas. Como dice la canción: Por la vida: «Nada más importa». Y completa el subcomandante Marcos: “Quien cuida y guarda la memoria, guarda y cuida la vida”.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

3 Comentarios
  1. Ele dice

    Me sigue emocionando cada noticia de Raquel y Jorge…su ejemplo de dignidad, amor, coherencia, apertura es un camino a seguir.

  2. Alicia Quevedo dice

    Entrañable grupo que seguirá trabajando en marcas urbanas, por más derechos.

  3. gabriela zumelzu dice

    Gracias por cuidar la memoria que es cuidar la vida.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.