Una reparación

Placa e inspección de la CIDH en la Comisaría 31

 

En noviembre de 2015, el Estado argentino aceptó la responsabilidad internacional ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por violación al derecho a la vida, a la integridad y a la libertad en el caso Ricardo Kaplun. La familia y los peticionantes del caso comenzaban a establecer, así, el borrador de un acuerdo de Solución Amistosa que terminó de cerrarse en 2017. En ese contexto, el próximo viernes 5 de abril se pondrá una placa de conmemoración en la sede de la ex Comisaría 31, ahora Comisaría Vecinal 14-B, en el barrio de Belgrano, donde Kaplun estuvo detenido en el año 2000 y murió en manos de la policía.

El acto será a las 15 en Cabildo 232. Estará el comisionado Luis Ernesto Vargas Silva de la CIDH, que hará una inspección de los circuitos cerrados de video vigilancia en las guardias internas y de la zona de acceso a los calabozos, todos puntos del Acuerdo de Solución Amistosa. En la ceremonia también estarán los familiares de Kaplun, impulsores de la denuncia ante el organismo de la OEA, amigos y funcionarios de la Secretaría de Derechos Humanos y Cancillería.

La CIDH tomó el caso en 2012. Tras cuatro años de reuniones de trabajo, el Estado argentino asumió la responsabilidad por los hechos denunciados: violación al derecho a la vida, a la integridad personal, a la libertad, a las garantías judiciales y a la tutela judicial efectiva. Entre los puntos a cumplir, el país se comprometió a avanzar en un proyecto de ley de auditoría externa integral con facultad de recibir denuncias e investigar posibles transgresiones al régimen disciplinario vigente por parte de los integrantes de las Fuerzas de Seguridad Federales e impulsar las sanciones que correspondan en el ámbito administrativo.

De acuerdo al informe de la CIDH, en noviembre de 2000 Ricardo Kaplun y Alejandro Marcelo Alliano mantuvieron un altercado con sus vecinos. Fueron perseguidos hasta la casa de Kaplun. De la persecución participó el agente Jorge Renato Gaumudi. Alli los golpearon. Juan María Kaplun, hermano de la víctima, denunció por teléfono los hechos a la Comisaría No. 31. Tres agentes llegaron a la casa, uno de ellos inmovilizó a Kaplun con esposas mientras él pedía ir a un hospital por el dolor intenso que sentía en la espalda. Según consta en la denuncia, el ingreso de Kaplun en la comisaría quedó registrado como NN el 28 de noviembre de 2000. Acudió allí una médica del SAME que más tarde declaró haberlo atendido y que presentaba una herida contuso-cortante, escoriación en la región lumbar izquierda y vómitos alimenticios, por lo que recomendó la internación. Según los peticionarios, Kaplun ingresó como NN al Pirovano donde sufrió un paro cardiorrespiratorio, falleciendo aproximadamente a las 4:30 horas del 28 de noviembre de 2000.

En relación a la investigación penal, la familia explicó que fue absolutamente deficiente: las autoridades judiciales, sistemáticamente rechazaron las solicitudes de pruebas y de apertura de líneas de investigación presentadas por los querellantes, y afirmaron que todo el impulso procesal a lo largo de los años habría sido exclusivamente a cargo de la parte querellante y no del Ministerio Público. Hasta el año 2006, el Juzgado Instrucción en lo Criminal 40 quedó desocupado ante la enfermedad y posterior fallecimiento de la juez. Los familiares también explicaron que sin motivo justificado, la fiscal a cargo, después de escasas intervenciones, se apartó de la causa voluntariamente en noviembre de 2007 debido a los cuestionamientos de la familia Kaplun. En ese tiempo, el primero de los policías que intervino fue sobre sobreseído, y la fiscalía no apeló. Los otros tres policías fueron procesados sólo por lesiones culposas y luego dos de los tres agentes fueron multados e inhabilitados por incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos, pero en 2010 Casación los absolvió.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.