La ciencia en riesgo

Nueva movilización y permanencia pacífica en el CONICET

El martes 20 de febrero se llevó adelante una nueva jornada de movilización y permanencia pacífica de becarios e investigadores/as en el edificio del CONICET en el Polo Científico y Tecnológico, en el barrio porteño de Palermo. El núcleo del conflicto, que viene agravándose progresivamente desde el inicio de la presidencia de Macri, gira en torno del cambio drástico en la política de ciencia y tecnología desde 2015, a pesar de la continuidad del ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao. Esta convocatoria que motorizó una Red Federal de Afectados y apoyó ATE CONICET, Jóvenes Científicos Precarizados, el Frente Federal de Ciencia y Universidad, 12 de Mayo, Becarios empoderados y AGD UBA entre otras organizaciones, reclamaba el freno y rectificación de un nuevo proceso de ajuste llevado adelante en el organismo, plasmado en los resultados del concurso de ingresos a la Carrera de Investigador Científico informados en diciembre de 2017.

La convocatoria se inició a las 9.30 en la explanada del Polo, con una radio abierta y diversas actividades que tenían como objetivo central exigir una reunión de los representantes con miembros del Directorio de CONICET para plantear sus reclamos. Los manifestantes no recibieron respuestas hasta que iniciaron una permanencia pacífica en el hall del edificio de CONICET. Finalmente, después del mediodía, un representante del organismo confirmó la reunión con Miguel Ángel Laborde, miembro del directorio y vicepresidente de Asuntos Tecnológicos, y otros funcionarios incluyendo a Alan Temiño. Asistieron representantes de la Red Federal de Afectados, la comisión de “Pendientes”, ATE CONICET, Jóvenes Científicos Precarizados y AGD UBA. En la reunión, que se llevó adelante a la tarde y con la condición del desalojo de la permanencia pacífica, los representantes presentaron en primer lugar un diagnóstico de la situación actual a partir de datos reconstruidos por la Comisión de afectados 2017 utilizando como fuente el expediente del concurso.

De un total de 2.211 postulantes, se notificaron 600 ingresos de investigadores, dejando fuera del organismo a 411 investigadores que habían aprobado todas las instancias del exigente concurso de ingreso. Es decir, estos investigadores, luego de una extensa trayectoria de formación y logros académicos, recibieron recomendación de las comisiones evaluadores específicas por área y fueron ratificados por la evaluación de la Junta de calificación, pero el Directorio los dejó fuera del listado final por motivos de presupuesto, y una cuarta parte de ellos/as, aproximadamente 90, dejarán de cobrar sus haberes en febrero, quedando sin ingresos. A esto se suma la situación inédita en la historia del organismo en la que la respuesta a las presentaciones de otros 411 investigadores fueron dejadas en suspenso sin respuesta alguna, debido a que el organismo está implementando un cambio de normativa referido a los límites de edad de los ingresos a la carrera. Adicionalmente, en la convocatoria a CIC 2017 y sin previo aviso, se dio de baja el llamado a Convocatoria de ingreso desde el exterior, lo que implica una vía más de reducción de los ingresos.

En función de este diagnóstico crítico, demandaron soluciones de emergencia para revertir la situación actual, empezando por un aumento urgente del presupuesto para el sector de Ciencia y Tecnología que permita retomar las promesas y compromisos del propio ministro y del ministerio expresadas en el plan Argentina Innovadora 2020. Por otra parte, demandaron el ingreso a la Carrera de Investigador de todos los postulantes evaluados satisfactoriamente por las Comisiones Técnicas de CONICET, la extensión de la beca postdoctoral (u otorgamiento) a los postulantes con doble recomendación hasta que se efectivice el ingreso a la Carrera del Investigador, la inmediata solución para los casos no evaluados y categorizados como “pendientes” por el Directorio de CONICET y que se garanticen las mismas condiciones de evaluación llevadas adelante en CIC 2017, y la extensión automática de la beca posdoctoral a los postulantes CIC 2018. Se solicitó asimismo el aumento de la cantidad de becas doctorales y posdoctorales y la publicación de los criterios de evaluación y de los puntajes de los y las postulantes.

Al mismo tiempo, retomaron demandas producto del ciclo anterior de movilización, como reacción a la exclusión del ingreso a la CIC en diciembre de 2016 de más de 500 investigadores, invocando razones presupuestarias, pese a haber recibido también la recomendación en todas las instancias de evaluación. Esto motivó un ciclo de movilización que se plasmó en dos tomas pacíficas del ministerio de Ciencia y Tecnología, una medida sin precedentes en el sector, en diciembre de 2016 y septiembre de 2017. Este proceso se había destrabado con un acta acuerdo en 2016 que culminó en un convenio del CONICET con universidades para la creación de puestos de trabajo de investigación en diversas instituciones. Sin embargo, los representantes demandan el cumplimiento de las condiciones pactadas y el cobro inmediato de los salarios de los 300 científicos relocalizados por el CONICET que hoy se encuentra sin cobrar.

Más allá de no haber logrado obtener en esta instancia respuestas concretas a las demandas específicas y urgentes, varios de los representantes presentes en la reunión destacaron el compromiso tomado de constituir hacia adelante comisiones de seguimiento y respuesta tanto para los más de 400 investigadores que, habiendo sido recomendados en todo el proceso de evaluación, fueron excluidos por razones de presupuesto, y para los otros más de 400 profesionales cuya evaluación quedó pendiente y sin respuesta, una situación que se reconoció como de gravedad y con consecuencias institucionales inciertas, ya que abre la vía para acciones judiciales. Destacaron además la importancia del reconocimiento de este conflicto, que hasta el momento no había sido atendido ni reconocido por las autoridades, y el avance que significa en términos de poder pasar de lo que se presentaba como demandas individuales a procesos de organización colectiva. Los objetivos a futuro incluyen entonces avanzar en las reivindicaciones a partir del reconocimiento del carácter colectivo del conflicto, comprendiéndolo en el marco en un cambio profundo de las políticas hacia el sector, que implicaron una reconfiguración brutal de los rumbos prometidos y acordados por las más altas autoridades. La historia seguirá el viernes 9 de marzo, fecha de la próxima reunión de Directorio del organismo, momento en el que se convocará a un nuevo proceso de movilización para exigir una inmediata respuesta a las demandas.

2 Comentarios
  1. […] La ciencia en riesgo […]

  2. […] Origen Diario Contexto […]

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.